Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Mercado confundido por política cambiaria del Banco Central

Fabio Parreaguirre [email protected] | Lunes 05 junio, 2017



Mayo nos dejó muchos signos de pregunta por el comportamiento y la administración del tipo de cambio, ahora habrá que ver qué sucede con junio, el comportamiento del mercado y el Banco Central cuántos reservas utilizará.
En 24 días del mes pasado, la divisa presentó una clara tendencia al alza, pasando de ¢566,97 por dólar a inicios del mes a ¢595,28, lo que significó un aumento de 5%, en el Monex, algo que se vio reflejado en las ventanillas.
Pero el día 25, el Banco Central le dijo al mercado que estaba dispuesto a “poner sobre la mesa” hasta $1.000 millones de sus reservas internacionales y pedir prestado al Fondo Latinoamericano de Reservas otro monto similar de ser necesario, lo que detuvo en los últimos siete días del mes el alza, el mes cerró en ¢570,60 por dólar.
Incluso al cierre del viernes, ya 2 de junio, el tipo de cambio cerró en ¢569,59, con un alza de ¢0,44, y una cifra record del monto negociado en Monex de $75,9 millones y la mayor intervención en años de más de $71 millones.
Una de las cosas que debe revisar el Banco Central es el tipo de cambio real, compararlo con otros países competidores en exportaciones, turismo y otros, ya que, al seguir defendiendo la devaluación, perdemos competitividad.

Lea más: Tipo de cambio sube más rápido de lo esperado

Más preguntas que respuestas

¿Por qué sucedió esto?, ¿Puede volver a suceder?, ¿Por qué el Banco Central no actuó con antelación?, ¿Está bien la actuación del Central?, ¿Qué podemos esperar?, están son una serie de preguntas que muchos de nosotros nos hacemos, luego de lo sucedido.
La verdad es que quedan muchas dudas sobre el método de cómo se determina el premio de las divisas en el mercado.
¿Cómo son los mecanismos, cuándo interviene el Banco Central, por qué interviene ahora solo en el alza y hace unos años atrás lo hacía para que no bajara la divisa de ¢500 por dólar (con el pasado sistema de bandas)?
¿Cuánto debe variar el tipo de cambio para que el Central considere que es una variación “abrupta” e intervenga más decididamente en el mercado? Para muchos el Central está actuando de forma reactiva.
Las respuestas a todo esto serán difíciles de contestar, en especial por que la autoridad monetaria se atribuye el principio de confidencialidad en las reglas de intervención cambiaria, y la Sala Constitucional ya tiene dos sentencias respecto a esto que lo facultan. (Ver respuestas de expertos respecto a esto).

Respuestas: Tipo de cambio se mueve por reacciones del Banco Central

Aun cuando el Banco Central en su conferencia de prensa del pasado 25 de mayo indicó que todo esto sucede por las expectativas del mercado y que son los costarricenses los que hacen mover el tipo de cambio, eso no es del todo cierto.
En el pasado, al tomar la decisión de bajar mucho las tasas de interés para hacer más atractivo los créditos en colones, no pensaron que eso haría más atractivo invertir en dólares.
Asimismo, al mantener el tipo de cambio de forma artificial tan estable por prácticamente dos años, hicieron que muchas personas se endeudaran en dólares, ya que por más que avisaron del riesgo cambiario, los costarricenses no lo percibimos, y ahora con el accionar del Central, nuevamente sentimos que ellos eliminan ese riesgo.

Lea más: Churuco financiero se lo pasaron al déficit

¿Qué pasó en Mayo?

En mayo es factible decir que muchas personas salieron a comprar dólares incluso por un estilo de “pánico”, presionando más al mercado y a las expectativas de otros agentes económicos.
El problema es que estos no tomaron en cuenta que el Banco Central dispone de herramientas y mantiene un holgado nivel de reservas monetarias internacionales ($7.261 millones de dólares que suman cerca del 12% del PIB), además de acceso a otras fuentes de divisas (crédito en el Fondo Latinoamericano de Reservas hasta por mil millones de dólares), que le permiten atender una situación eventualmente crítica.
Las expectativas del mercado cambiario cambiaron en mayo, eso se ve fácil, sólo con ver los montos negociados en el mercado mayorista que aumentaron considerablemente.
En los primeros diez días, se mostró un promedio normal de $12 millones diarios negociados, mientras que los quince siguientes pasó a un promedio anormal de $30 millones, empujando al alza el tipo de cambio.
Los fundamentales de la economía actuales indicarían que Costa Rica debe vivir en una continua devaluación de su moneda, algo que pasa desde hace prácticamente un año, pero no de la forma abrupta que se vivió.
Como ya lo hemos dicho en Inversionista en varias notas anteriores de este mes, existe un faltante de liquidez de dólares en el mercado, y la demanda por el dinero verde crece, principalmente porque el premio por invertir en colones desapareció.
Ya no tenemos los $1.000 millones anuales a los que nos acostumbramos por cuatro años desde 2012 hasta el 15, algo que hizo al mercado de dólares superavitario, incluso presionando a la baja el tipo de cambio.

¿Qué podemos esperar? Estabilidad, más bajas u otra alza

En esta década, cada vez que hay un cambio en el sistema cambiario o un anuncio fuerte por parte del Banco Central, viene una calma, un mercado estable. (Ver gráfico)
El problema es que, en la actualidad, por los fundamentales antes explicados, las presiones de devaluación existen y sí así no se refleja en nuestro tipo de cambio, es porque el Banco Central estaría interviniendo constantemente utilizando mucho las reservas internacionales. Ya este año lleva casi $500 millones.
Una de las cosas que debe revisar el Banco Central es el tipo de cambio real, y compararlo con otros países competidores en exportaciones, turismo y competitividad, ya que al no devaluar cada día nos encarecemos más dando un golpe al crecimiento económico, fuentes de empleo y productividad. (Ver gráfico).
Asimismo, debemos esperar consecuencias en expectativas de inflación y devaluación más altas que a su vez impulsa tasas de interés al alza.

 

 

Buen o mal actuar del Banco Central


Algunos expertos indican su aprobación o no a las actuaciones de la autoridad monetaria respecto a lo que acontece en la administración del tipo de cambio.

Gerardo Corrales

Economista
Asesor independiente

Mercado quedó nervioso y preocupado

Me parece que el Banco Central falló en dejar que la burbuja especulativa y el nerviosismo por la subida drástica del tipo de cambio fuera más allá de lo necesario.
La actuación fue correcta hasta el final, cuando dejó entrever que tiene las suficientes reservas para evitar movimientos especulativos o shocks en el tipo de cambio.
Creo que el mercado quedó nervioso y preocupado por la sensibilidad de un precio tan importante como el tipo de cambio y si el Central siempre va a estar ahí para parar las tendencias especulativas. Esto reitera la necesidad de cambios estructurales que no pueden seguir posponiéndose como la reforma fiscal, los márgenes de intermediación en colones, la ley de seguro de depósitos, préstamos de emergencia en condiciones de iliquidez, etc.
Es muy fácil opinar cuando uno está fuera del campo de batalla, pero hubiese hecho algo similar, pero con mayor anticipación y divulgación de la solvencia y liquidez del Banco Central.
Lo que el sector exportador y turístico han propuesto no son ajustes bruscos, sino graduales hacia una meta de un tipo de cambio real neutro en el mediano plazo.
Creo que les ha hecho falta un análisis más profundo de la competitividad en el corto plazo con otros países competidores y cómo es que Costa Rica se ha hecho un país muy caro, lo cual no solo afecta a la exportación y al turismo, sino al mismo productor local que ahora debe competir en el mismo país con muchos productos importados que se han abaratado artificialmente por la apreciación real del tipo de cambio.
Me parece que hubo durante mucho tiempo de esta administración, un sesgo grande a una política de un tipo de cambio nominal fijo y eso generó presiones acumuladas a la depreciación, que fue parte del susto que tuvimos las semanas pasadas.

Douglas Montero

Director
Aldesa Fondos de Inversión

Mercado quedó claro del control del Central

Creo que la actuación del Central es correcta, un mercado pequeño como el nuestro y con un tipo de cambio flotante, requiere un monitoreo constante de parte del Central para evitar fluctuaciones tan fuertes como las que vimos en el mes pasado.
Como dicen, es muy fácil ser árbitro de futbol un lunes, hoy podría decir que hubiera acelerado la intervención a finales de abril o principios de mayo y probablemente eso hubiera contenido las expectativas alcistas de devaluación que se generaron.
Creo que el mercado queda claro que el Central va a controlar las fluctuaciones excesivas en el tipo de cambio que no obedezcan a movimientos fundamentales, es decir, no tenemos una crisis de balanza de pagos como para que el tipo de cambio se elevara tanto, el mismo FMI reconoce que nuestro sistema externo está relativamente bien. La baja observada, obedece a que el mercado le creyó al Central y se dio cuenta de que no debió haberse dado ese movimiento tan fuerte. Esto no quiere decir que no deba devaluarse el colón, pero no tanto y en tan poco tiempo.
Me parece que el tema aquí fue el ajuste tan fuerte y en tan poco tiempo, no hay una justificación para ese movimiento, es claro que el colón no es una moneda fuerte y, por lo tanto, debemos esperar que se devalúe; nuestra estimación a inicios de año era del 5%, comparada con una devaluación del 3,5% en 2016, esto porque estimábamos un poco más de inflación. Lo importante aquí es que el colón no se aprecie, eso sí nos quita competitividad. La devaluación acumulada a hoy, 3 de junio, es un 2,5% y anualizada el 6%, es claro que la moneda sí se devalúa, lo que no se debe aceptar es que se aceleren las expectativas de devaluación más allá de lo que fuera razonable.
Parece que el Central hizo un análisis de lo que estaba afectando al TC, la dolarización de la riqueza del público es un tema fundamental y eso obedece a que las tasas en colones dejaron de ser atractivas, por otro lado, mandó un mensaje claro de que va a intervenir, las medidas combinadas generaron el efecto de tranquilidad en el público, y la confianza aquí es muy importante.

Miriam Manrique

Directora país
Moody's Analytics

La actuación no ha sido la adecuada

La actuación del Banco Central no ha sido la adecuada. En primer lugar, su intervención descontrolada, poco transparente y a destiempo no está permitiendo que las fuerzas de la demanda y la oferta determinen el precio de la moneda, como debería ser en cualquier economía. Esto está generando volatilidad e incertidumbre en los agentes económicos.
En segundo lugar, no está permitiendo al tipo de cambio llegar a su valor de equilibrio, lo cual está restando competitividad al país.
Por último, si bien se cuenta con un número saludable de reservas, destinar $1.000 millones adicionales para defender el tipo de cambio pareciera una decisión extrema y exagerada, lo cual parecería estar ligada a controlar la inflación, el riesgo cambiario y riesgo crediticio en un año electoral.
Con el actuar del Banco Central, se deja claro que no van a dejar fluctuar la moneda en 2017, o solo hasta el nivel que se tenía planteado para llegar a una meta de inflación del 3%, lo cual es alrededor de ¢585-¢590 por dólar.
Me parece que esto da una señal contundente de lo que va a pasar este año, por lo que el mercado vuelve a su percepción errónea y creada por el Banco Central de que no existe riesgo cambiario en el país.
Creo que el Banco Central debería dejar que la moneda se mueva de acuerdo a la oferta y la demanda, lo cual la situaría en estos momentos en alrededor de ¢600 por dólar.
Aunque la intervención estaría bien en caso de ataques especulativos en un mercado poco profundo y para evitar cambios abruptos en el tipo de cambio, no debería usarse como señal de que se va a quemar una cantidad excesiva de reservas para mantener lo que ha llegado a ser un tipo de cambio fijo, que además ha restado competitividad al país y que ha propiciado que los agentes económicos tomen decisiones contraproducentes en relación a su endeudamiento en una moneda en la que no generan ingresos.
Por lo que tendería a pensar, que esta decisión solo está basada en mantener una “percepción” e idea de estabilidad económica durante un año electoral.

 


NOTAS RELACIONADAS