Enviar
Lunes 17 Junio, 2013

Usted como consumidor debe velar por la calidad de los alimentos que lleva a su mesa y que repercutirán en su salud y la de su familia


Mano a mano llegamos más lejos

En 2007 la Unión Europea cerró, temporalmente, sus puertas a las exportaciones costarricenses de camarón de cultivo y piel de tilapia, debido al incumplimiento de requisitos sanitarios. La medida tuvo impacto en la situación económica del sector de pesca y acuicultura, así como en la imagen de la oferta exportable de Costa Rica.
Seis años han pasado desde entonces y hoy Costa Rica ha dado importantes pasos en el aseguramiento de la calidad y la inocuidad de las exportaciones que se dirigen a ese importante mercado —segundo en importancia para las ventas de productos costarricenses en el exterior.
En este periodo tomó forma y echó a andar el proyecto Promesafi, una iniciativa de cooperación internacional entre el Gobierno de Costa Rica, en la figura del Ministerio de Agricultura y Ganadería, y la Unión Europea por un monto total de 7 millones de euros.
Estos fondos han contribuido al incremento de las exportaciones y al desarrollo socioeconómico del país, mediante el mejoramiento de las medidas sanitarias y fitosanitarias mundiales para facilitar el acceso de los productos agrícolas, pecuarios, acuícolas y pesqueros al mercado europeo. Su eje transversal es mejorar la calidad de los productos que se comercializan y consumen internamente.
Las instituciones ejecutoras del proyecto son el Servicio Nacional de Salud Animal y el Servicio Fitosanitario del Estado.
De manera conjunta desde hace más de dos años, ambas trabajan para aumentar conocimientos y capacidades del sector productor y exportador para el cumplimiento de las Buenas Prácticas Agrícolas, Veterinarias, Pecuarias y de Manufactura, que aseguren el cumplimiento de las medidas sanitarias y fitosanitarias para acceder al mercado europeo y comercializar en el mercado nacional productos inocuos de altísima calidad.
Como complemento, ya se encuentran en el país los nuevos equipos de laboratorio que permitirán realizar estudios y análisis de inocuidad en los productos para certificarlos, para el consumo nacional e internacional.
Calidad y salud van de la mano con el desarrollo. Los esfuerzos Estado —productor están en marcha. El siguiente paso es crear una cultura de consumo más exigente y responsable a nivel nacional. Los ticos también somos consumidores de primera categoría y tenemos derecho a productos inocuos.
Usted como consumidor debe velar por la calidad de los alimentos que lleva a su mesa y que repercutirán en su salud y la de su familia.
La producción agropecuaria es de los rubros más importantes, tanto para la alimentación nacional como para la exportación. Más de 336 productos cultivados en tierras nacionales se exportan a 110 destinos. Destacan mercados exigentes y dinámicos como Alemania, Italia, Francia, Holanda, Estados Unidos, China y Japón.
Somos el primer exportador de piña fresca del mundo, el tercer exportador mundial de banano, el cuarto de yuca y, en época de invierno, somos el tercer proveedor de melón de Estados Unidos y el primero de la Unión Europea.
Garantizar las buenas prácticas en los productores nacionales impactará positivamente en el ambiente: reduce degradación de suelos, maximiza el uso y conservación de agua, reduce o elimina plaguicidas contaminantes de suelos y alimentos, entre otros.
Se suma la reducción de costos de producción y la posibilidad de ingresar a nuevos mercados, cada vez más exigentes y competitivos.

Ligia Quirós Gutiérrez

Administradora del Proyecto Promesafi