Enviar
Magnates arriesgan suerte

La familia chilena Luksic se convirtió en la más rica del país mediante la compra de compañías de mal desempeño y su posterior recuperación. Con la empresa naviera Cía. Sud Americana de Vapores SA, puede haber perdido el rumbo.
Quinenco SA, la compañía de Santiago que controlan los hermanos Luksic, dijo el 2 de septiembre que compraría $1.000 millones de un aumento de acciones de $1.200 millones en CASV, la mayor compañía naviera de contenedores de América Latina. Es probable que eso dé a los Luksic el control si los accionistas aprueban el acuerdo. Desde el anuncio, las acciones de CSAV, como se llama a la compañía, han caído 43%.
Guillermo Luksic, que se convirtió en presidente de CSAV luego de que Quinenco le comprara el 10% de la compañía a la familia chilena Claro en marzo, sigue los pasos del financista multimillonario estadounidense Wilbur Ross al apostar al mercado naviero a pesar de su declinación.
En momentos en que el crecimiento y los mercados bursátiles globales se desaceleran, pasará “mucho tiempo” antes de que la compra rinda frutos, si es que lo hace, dijo Jorge Ríos, un analista de Corpbanca, que tiene sede en Santiago y es el cuarto mayor banco de Chile por valor de mercado.
“Esa compañía genera destrucción de valor”, dijo Ríos en entrevista telefónica. “No hay manera de que las acciones suban a corto plazo”. Ríos recomienda “conservar” las acciones y dijo que dentro de un mes cambiará y recomendará “vender”.
CSAV, que tiene sede en Valparaíso, Chile, perdió $525 millones en el primer semestre de este año debido a la desaceleración de la economía global, los crecientes precios de los combustibles y la abundancia mundial de barcos, luego de ganar $171 millones en 2010. Las pérdidas del tercer trimestre rondarán los $339 millones del segundo trimestre antes de que comience la recuperación en 2012, dijo la compañía en una declaración del 26 de septiembre.
Las acciones han caído más de 80% respecto de su punto más alto en 12 meses del 28 de octubre de 2010. La propia Quinenco declinó 35%, mientras que el índice MSCI World ha declinado 16,6% este año.
“Confiamos en que con la capacidad que podemos sumar a la experiencia de Claro y con el respaldo financiero, podemos convertir CSAV en lo que fue alguna vez, y probablemente en mucho más que eso”, dijo Guillermo Luksic a la prensa el 8 de abril.
En una presentación ante organismos reguladores, CSAV dijo que el aumento de capital “es vital para reducir la volatilidad de los resultados y mejorar la competitividad de CSAV, dado que sólo mediante el incremento del porcentaje de flota propia la compañía puede encontrarse en niveles más adecuados en relación con el sector”.
En la misma presentación, CSAV dijo que buscará incorporar un socio mayor y que podría escindir Sudamericana Agencias Marítimas SA, SAAM, su empresa de logística portuaria.
Andrónico, el patriarca de la familia Luksic, que murió en 2005, amasó la fortuna familiar con la compra de una firma deficitaria operadora de ferrocarriles en el desierto de Atacama en 1980, que luego convirtió en una mina de cobre con sede en Londres, Antofagasta Plc, que el año pasado tuvo ingresos de $4.580 millones. Guillermo y sus hermanos, Jean-Paul y Andrónico, han expandido desde entonces las actividades familiares a oros sectores de la economía chilena.
En 2001, la familia aumentó su participación en Banco de Chile de 12% a 52,7%. El valor de mercado del banco se ha decuplicado desde la adquisición y ha alcanzado alrededor de $9.500 millones.

Santiago de Chile
Bloomberg



Ver comentarios