Logo La República

Domingo, 9 de diciembre de 2018



GLOBAL


Líderes latinos esperan que EE.UU. supere crisis

| Miércoles 01 octubre, 2008



Líderes latinos esperan que EE.UU. supere crisis

Presidente venezolano incluso abandonó su habitual estilo combativo, especialmente hacia el “imperio”


Bogotá
EFE

Varios gobiernos latinoamericanos advirtieron ayer de que la magnitud de la crisis financiera actual es tal que nadie puede sentirse a salvo, hicieron votos para que Estados Unidos encuentre soluciones y algunos anunciaron medidas para protegerse.
“Tenemos el mismo pronóstico: La crisis es muy seria y tan profunda que no sabemos el tamaño. Tal vez sea la mayor en la historia del mundo”, afirmó el presidente de Brasil, Luis Inácio Lula da Silva, acompañado del de Venezuela, Hugo Chávez.
Lula y Chávez, que se reunieron ayer en la ciudad brasileña de Manaos también con los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y Ecuador, Rafael Correa, coincidieron también en que “nadie se merece esta crisis” y manifestaron su esperanza en que Estados Unidos
logre ponerle freno antes de que se extienda aún más.
Chávez incluso abandonó su habitual estilo combativo, especialmente hacia el “imperio”.
“Ojalá que se pongan de acuerdo y aprueben el plan del presidente (George W.) Bush. Ojalá consigan una fórmula para que ellos salgan de la crisis y para que la misma no siga expandiéndose por el mundo como un incendio, como un espectro”, señaló.
Antes de reunirse con Lula, Chávez dijo que lo mejor que puede hacer Suramérica para defenderse es acelerar la entrada en funcionamiento del Banco del Sur, para manejar por sí misma las reservas, y afirmó que uno de los efectos de la crisis puede ser que el precio del petróleo se estabilice entre los $85 y $90.
“Antes nuestros países estaban muy frágiles y cuando Estados Unidos estornudaba a Brasil y a Venezuela les daba un resfriado. Ahora Estados Unidos es la que está en crisis, Europa con problemas de crecimiento y nosotros en una situación más tranquila. No significa que no corramos riesgos”, dijo por su parte el gobernante brasileño.
La crisis se ha manifestado hasta ahora en Latinoamérica con un “lunes negro” en las bolsas, que ayer en cambio cerraron al alza, una subida del dólar y una bajada de los precios de algunas materias primas como el cobre.
El gobierno de Brasil, que hasta ahora se había mostrado cautamente optimista respecto a las repercusiones en el país, anunció hoy que aplicará medidas tendentes a aumentar la disponibilidad de crédito para las empresas y el sector exportador
y suplir los fondos que dejarán de fluir debido a la crisis.
“Podemos tener una disminución de la actividad económica y queremos que sea la menor disminución posible”, dijo el ministro de Planificación, Paulo Bernardo, al canal de televisión Globo News.
El presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, Ricardo Sanguino, dijo ayer que el Gobierno tomó a tiempo medidas para proteger al país, como el “traslado” de la reserva monetaria del país “a bancos distintos de los norteamericanos” y la conversión de parte de esos fondos de dólares “a oro y otras divisas”, sin más precisiones.
El nuevo ministro uruguayo de Economía, Álvaro García, afir
mó ayer que desde el punto de vista financiero, el Gobierno de Uruguay puede garantizar la “tranquilidad”, con fondos “hasta el año 2010” para afrontar la actual crisis internacional.
Sin embargo, según dijo a radio “El Espectador”, su departamento está analizando el impacto de la crisis en Estados Unidos y Europa, a fin de prevenir una reducción del intercambio comercial.
En opinión del economista y ex director del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Ricardo Haussman, Venezuela, Argentina y Rusia son las economías más vulnerables ante la crisis financiera mundial.
“La situación financiera de Venezuela”, quinto exportador mundial de crudo, “va a ser muy complicada en muy poco tiempo”, a juicio de Haussman.
El presidente de Costa Rica, Óscar Arias, se mostró ayer esperanzado de que Estados Unidos logre aprobar el plan de rescate financiero, rechazado el lunes por la Cámara Baja del Congreso de ese país, para evitar consecuencias en “el mundo entero”.
“El mundo entero está demasiado interdependiente y globalizado y lo que pase en Estados Unidos va a afectarnos a todos, sobre todo a países pequeños como los nuestros”, dijo.
En Manaos, el presidente de Bolivia, Evo Morales, subrayó que “el capitalismo no es ninguna solución para la humanidad” y reconoció que la crisis actual hará más estragos en los países en desarrollo que en las naciones más ricas.
La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, afirmó ayer que su g
obierno está haciendo todo lo necesario para atenuar los posibles efectos de la crisis financiera internacional en el país, aunque Chile está “en mejor pie para responder”.
El ministro colombiano de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, aseguró hoy que la crisis afectará la economía del país con un aumento del desempleo, una reducción de las exportaciones y de los precios del petróleo, el café y el carbón, y “problemas de estabilidad en el sistema financiero”.
El presidente colombiano, Álvaro Uribe, opinó este lunes que la crisis se hubiera podido evitar con controles “al capital especulativo” y que tendrá un efecto negativo en el crecimiento de la región, tanto por la caída de los mercados, como porque “los precios de las materias primas pueden venirse abajo”.
Hasta el premio Nobel de Literatura 1986, el poeta nigeriano Wole Soyinka, habló ayer de la crisis financiera y eso que se declaró “analfabeto económico”.
“No sé que está pasando en Wall Street. Pero sé lo suficiente de capitalismo para decir que es una burbuja y tarde o temprano las burbujas se tienen que reventar”, opinó Soyinka en la ciudad colombiana de Medellín, donde participa en la Fiesta del Libro y la Cultura convocada por la Alcaldía de esta ciudad.