Enviar

La innovación, en muchas ocasiones, es el resultado de la evolución de un campo específico, sin embargo, la verdadera revolución surge cuando personas de distintas áreas, con diferentes habilidades y mentalidades trabajan en conjunto.

La frase "dos cabezas piensan mejor que una" es fuertemente defendida por unos e igualmente refutada por otros, tal como lo hace el University College de Londres (hasta cierto punto). La cual expone en una investigación al respecto, que esta frase es correcta, siempre y cuando las dos partes se sintieran libres de discutir sus desacuerdos.

Cuando dos universos de conocimiento trabajan en conjunto, el mundo cambia.

Es ahí es cuando la tecnología se convierte en un medio, no un fin. Las propiedades de la tecnología relacionadas a su flexibilidad son las que le permiten mezclarse casi químicamente con otras áreas de conocimiento.

La evolución de la tecnología y su verdadera coordinación con otras áreas debería verse como la gran oportunidad que representa y no como la gran temida Singularidad tecnológica una vez mencionada por John von Neumann.

Sistemas futuristas que le permiten a un arquitecto proyectar su visión a través de sus planos en 3D, asistentes médicos que ayudan a diagnosticar en tiempo récord enfermedades, ciudades inteligentes que se adapten y evolucionen con el tiempo, sensores y dispositivos que predigan efectivamente desastres naturales, vehículos que eviten accidentes al comunicarse entre ellos y robots que nos apoyen en nuestro día a día; son algunas de todas las tecnologías que están a la vuelta de la esquina. Esta ola nos tomará y revolcará para bien.

Por esto, los emprendimientos multidisciplinarios están tomando el mundo, y Latinoamérica no se quedará atrás.

Todo esto está más cerca de lo que se puede pensar. Cada vez más multinacionales como IBM Watson, en este caso, a través de Cognitiva, están entrando a Latinoamérica posicionándose en busca de Startups y empresas locales que crean soluciones disruptivas en busca de mejorar la calidad de vida de todas las personas. Las alianzas en este universo innovador son clave, y esos valores de negocio son los conductores que guían la creación y evolución de la tecnología.

201607281442490.lr-1-1.png

 


Ver comentarios