“La sociedad costarricense cree en Dios”
El Arzobispo de San José admite tener preocupación en caso de que un candidato no creyente llegue al poder. Esteban Monge/La República
Enviar

Inconsistencias en candidatos señala Arzobispo de San José

“La sociedad costarricense cree en Dios”

Hay quienes quieren imponer un “Estado intolerante a la religión”, dijo

Fue nombrado por el papa Francisco como el nuevo Arzobispo de San José en julio pasado, y desde la fecha, José Rafael Quirós es la cabeza de la Iglesia católica en nuestro país.
Quirós, como líder de una de las instituciones más importantes de Costa Rica, sigue noticias, debates y todo el acontecer político de cara a las elecciones.
Está convencido de que la sociedad costarricense cree en Dios, y sin anunciar preferencias partidistas confía en el voto a conciencia.
El Arzobispo de San José niega que la Iglesia católica exhorte a su público a votar o no votar por un candidato en particular, y que más bien ilumina el camino para tomar una decisión correcta, de acuerdo con los valores morales que dicta el catolicismo.

¿Qué rol tiene la Iglesia católica para influir en el voto de los feligreses?
La Iglesia está jugando un papel importante desde que publicamos el mensaje de rehabilitar la política, estamos participando en la responsabilidad que implica para toda institución vivir un momento tan importante como el que estamos viviendo.

¿A qué se refiere con rehabilitar la política?
Es mirarla como una actividad que hace posible el servicio al bien común, y que la política se vea como una actividad importante en toda persona.

No se invitó a los candidatos a la misa previa a las elecciones. ¿Por qué?
La celebración de la eucaristía es cuando nosotros como creyentes entramos en esa comunión con el Señor, y celebramos nuestra fe. Este debe ser el motivo fundamental. A los candidatos se les invitó a participar como al resto de la comunidad, para que como creyentes, le dirijamos nuestra plegaria al Señor. La invitación es abierta. No hubo invitaciones particulares, eso es cierto.

¿Les ofende que algunos candidatos modifiquen su discurso para atraer el voto católico?
No, lo que considero oportuno es destacar la importancia que todo creyente debe darle a la coherencia de vida. Si de verdad cree o tiene fe, que con toda libertad lo manifieste. Si alguien no cree, le respetamos profundamente esta situación.

¿Están los candidatos manipulando al electorado católico o irrespetándolo al cambiar de criterios en estos temas?
Lo que considero es que quienes han cambiado su forma de expresarse en torno a estos temas, allá cada quien con su conciencia y con lo que pretenda.

¿Llama la Iglesia a seguir una línea de oposición contra algún partido que apoye la FIV, aborto y otros temas polémicos?
Lo que hacemos es iluminar la conciencia de las personas; ante el Señor cada persona decide por quién emitir su voto. Yo creo que en estos días, aquellos católicos que participan en la política sigan a su conciencia.

Parece que los cinco principales candidatos apoyan —en teoría— un Estado laico, ¿qué le parece esto?
Si entendemos un Estado laico como la sana autonomía del gobierno y lo que corresponde a la libertad religiosa, así como a la acción de la Iglesia y cooperación mutua entre ambos para hacer el bien común, sin persecución religiosa del Estado, estoy de acuerdo. Mientras no signifique que en un Estado laico se expulse a Dios, en ese sentido no hay ninguna dificultad.

Algunos candidatos acusan a otros de querer imponer un Estado ateo. ¿Usted considera lo mismo?
Acá lo que se ha dado es la confusión entre un Estado laico y laicista, que este es un Estado intolerante al hecho religioso. Ha habido inconsistencias en quienes pretenden un Estado ateo. Algunos se han manifestado a favor de un Estado laicista, quizás por incomprensión, posteriormente han variado su posición. Deben entender que la sociedad costarricense en sí, cree en Dios.

También —en teoría— dicen estar de acuerdo con otorgar derechos personales y patrimoniales a parejas del mismo sexo, ¿les preocupa?
Hay una insistencia de los medios en preguntar sobre estos temas, yo lo remitiría a lo que ya hemos manifestado y sigue siendo nuestra posición. Lo que se aspira en sociedades de convivencia puede tener respuesta desde otra normativa, sin crear una institución específica. Ya hay leyes que dicen que se puede heredar, de una persona a otra.

Tampoco son parte de esa familia tradicional que la Iglesia católica defiende...
Allá cada quien tiene su propia vida, esto es la realidad y así está.

El Ministerio de Hacienda transfirió alrededor de 1.600 millones en los últimos tres años a la Iglesia católica ¿está parejo el piso de la igualdad en el trato a todos los credos?
Lo dice la Constitución Política, hay libertad de culto. Hay quienes dicen que hay favorecimiento del Estado a la Iglesia católica, por aspectos financieros. En este momento, la Iglesia como tal, lo que percibe del Estado es para el sostenimiento del Archivo Eclesiástico. Los otros rubros que se perciben son para el sostenimiento religioso y cultural del patrimonio de la Iglesia.

También gozan de exenciones fiscales los territorios de la Iglesia católica aunque no sean de uso para culto, a diferencia de otros credos a los que se les impone este requisito...
Si miramos hacia atrás y ahora, donde hay salones parroquiales o edificios determinados, todo lo que se tiene en la Iglesia es para el servicio de la comunidad. ¿Cuántas escuelas han nacido en las aulas de catequesis?

El papa Francisco criticó hace un tiempo que la Iglesia católica está obsesionada con el tema del matrimonio homosexual y el aborto, ¿rige esto para nuestro país también?
Hay que entender lo que manifestó. Él manifestó que la predicación de la Iglesia es muy amplia y no se limita a estos temas.

¿Es importante que el presidente sea creyente o católico?
Siempre de parte de la Iglesia el deseo es que la vivencia de la fe en el Señor siga siendo una preocupación y necesidad de lo que es nuestro país.

¿Les preocupa la posibilidad de que llegue a la presidencia alguien que no comparte la idea de la Iglesia católica?
Siempre es motivo de preocupación, sería una experiencia a la cual todavía no hemos llegado. Más que un temor por una persona, es por un tema de la visión ética. Pero respetamos lo que cada persona piense lo que es conveniente para su vida.

Luis Fernando Cascante
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios