Miguel Angel Rodríguez

Miguel Angel Rodríguez

Enviar
Lunes 19 Noviembre, 2012

La desigualdad en Estados Unidos y la mayoría de los países ya venía creciendo desde hacía unas tres décadas


Disyuntivas

La gran recesión y la desigualdad: ¿impuestos y más educación?

Los años de la gran recesión que se desencadena con la explosión de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos en 2007 han coincidido con la discusión sobre el aumento de la desigualdad.
La desigualdad en Estados Unidos y la mayoría de los países ya venía creciendo desde hacía unas tres décadas. En ese país de 1979 a 2007 el decil más rico había aumentado su participación en el ingreso de un 31 a un 41,4% y, de esos 10,4 puntos de aumento, el 1% más rico había disfrutado de 9 puntos.
Raghuram Rajan de la Universidad de Chicago señala que dos visiones analizan las relaciones entre desigualdad y la crisis que vivimos. Una escuela acusa a los gobiernos de disminuir los impuestos a los ricos y recortar programas sociales lo que junto con la caída en el ingreso de las clases medias y la disminución del poder sindical llevaba a las familias a disminuir su consumo.
Así las medidas que agravaron la desigualdad condujeron a la disminución de la demanda agregada. Temporalmente las familias lograron resolver su situación hipotecando sus casas y esto, junto con la desregulación financiera, llevó a la burbuja inmobiliaria cuyo estallido estamos pagando. Pero esta teoría no explica el caso alemán que, antes de la crisis, más bien desreguló su mercado laboral y ha podido sortear mejor que sus socios en el euro las dificultades, ni los casos de los países mediterráneos que en las décadas recientes disminuyeron radicalmente su pobreza.
Otra escuela señala que las economías desarrolladas desde los setentas vienen teniendo dificultades para mantener su crecimiento. Por ello acudieron a la desregulación y ese cambio significó un crecimiento enorme en la demanda por trabajadores más calificados, lo que provocó el crecimiento de la desigualdad.
Para enfrentar esa circunstancia y ayudar a los rezagados se recurrió a facilitar el crédito a los consumidores y a estimular monetariamente las economías. Por este otro camino se llegó a la misma burbuja inmobiliaria. Pero claro, ante el mismo problema la solución es distinta según cual haya sido la causa.
Los análisis del crecimiento de la desigualdad en estos últimos 30 años en Estados Unidos señalan que la causa principal ha sido el atraso en la oferta de graduados universitarios. Esto se aunó al crecimiento en la demanda por trabajadores con mayores estudios para incrementar el premio por estudiar, y aumentar la desigualdad. Además en estos años sube notablemente el peso de los ingresos salariales y por bonos relacionados con servicios laborales entre las personas de mayores ingresos (altos ejecutivos, artistas, deportistas). Estas causas fortalecen la segunda visión.
Resulta muy interesante que en las recientes elecciones nacionales en Estados Unidos al aprobar en referéndum la Propuesta 30 del Gobernador Brown, California haya establecido impuestos para fortalecer su sistema educativo. ¿Tendrá fuerza política para usar el “precipicio fiscal” y seguir este camino la nueva administración Obama? ¿Tendremos la generosidad en Costa Rica de plantear medidas como esta y otras necesarias para fortalecer la educación secundaria pública en la próxima campaña? Así estimularíamos hoy la economía e invertiríamos para crecer más mañana.
 

Miguel Angel Rodríguez