Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



GLOBAL


Inversores buscan hogar para refugiados financieros del Brexit

Bloomberg | Martes 25 octubre, 2016

Theresa May, primera ministra de Reino Unido, se dirige a una reunión con la Unión Europea. Bloomberg/La República


Una inmobiliaria administrada por Schroders hará una oferta por un edificio de oficinas en Fráncfort, lo que anticipa que los efectos del Brexit sobre la banca impulsarán los valores en el centro financiero alemán.

El inversor en propiedades con sede en Londres no es el único que se prepara para un éxodo de la capital británica: CBRE Global Investors y Standard Life buscan adquirir espacio para oficinas en varias ciudades, desde Dublín hasta Ámsterdam.
“El crecimiento adicional posible como resultado de la reubicación de empresas del Reino Unido nos permitió ser más firmes con los precios y la colocación financiera”, dijo Tony Smedley, gerente de fondos de Schroders, sobre la adquisición en Fráncfort propuesta por Schroder European Real Estate Investment.
La industria financiera del Reino Unido podría perder cerca de 70 mil empleos si el Gobierno sacrifica el acceso irrestricto a los mercados europeos para recuperar los controles inmigratorios, según el grupo de lobby TheCityUK. Los que buscan mudarse al exterior enfrentan un problema: la falta de desarrollo y la creciente demanda local ya dejaron las tasas de espacios libres de primera calidad en los distritos comerciales de París, Fráncfort y Ámsterdam en los niveles más bajos en cerca de una década, según la correduría Savills Plc.
La crisis financiera frenó la construcción en muchas ciudades europeas, por lo tanto es hora de que los inversores asuman más riesgos, según James Rushworth, que administra cerca de 4 mil millones de euros en activos como director de propiedades de Standard Life en Europa. La demanda superará la oferta y así aumentará los alquileres, dijo. La empresa está en pleno proceso de recaudar cerca de 300 millones de euros para armar un nuevo fondo de inversión en propiedades europeas.
En Ámsterdam, los bancos ya dejaron “secciones de espacio moderno para oficinas que estaba vacío bajo opción” en caso de que las instituciones con sede en Londres pierdan el derecho a hacer negocios por toda Europa, escribió Mike Prew, analista de la correduría Jefferies Group, en una nota hecha el 26 de setiembre, tras visitar la ciudad. No quiso hacer más comentarios.
Las leyes laborales e impositivas de Francia hacen de París una apuesta menos popular entre los inversores que buscan construir nuevos hogares para los banqueros, dijo Jeremy Plummer, máximo responsable de CBRE Global Investors para Europa, Oriente Medio y África. Además, es una ciudad cara, con rendimientos de primas más bajos que los de los distritos financieros en Londres, lo que vuelve menos atractiva la compra de edificios ya existentes.
De todas formas, París probablemente reciba impulso porque actualmente los bancos franceses tienen muchas operaciones en Londres y, de mudarse, lo más probable es que se dirijan a París, dijo Wolfgang Behrendt, director de inmuebles globales para Europa de la unidad de administración de activos de UBS Group. Esto sugiere que ninguna ciudad en particular se alzará como clara ganadora del Brexit, dijo él.
“En la situación actual hay demasiado polvo en el aire para tener una visión clara”, dijo Behrendt. “Algo queda claro: desarrollar a Fráncfort, París o Dublín para que estén a una escala parecida a la de Londres tomaría unos 20 años”.