Inteligencia de EE.UU. cuestiona dudas de Trump sobre hackeo ruso
Los principales funcionarios de inteligencia de Estados Unidos reiteraron su conclusión de que los más altos niveles del gobierno ruso autorizaron el robo de datos y revelaciones durante la campaña electoral estadounidense de 2016 y arremetieron contra las críticas hechas por el presidente electo Donald Trump a su trabajo.
Enviar

Los principales funcionarios de inteligencia de Estados Unidos reiteraron su conclusión de que los más altos niveles del gobierno ruso autorizaron el robo de datos y revelaciones durante la campaña electoral estadounidense de 2016 y arremetieron contra las críticas hechas por el presidente electo Donald Trump a su trabajo.

El director de Inteligencia Nacional, James Clapper, dijo a la Comisión del Servicio Armado del Senado que la confianza de la comunidad de inteligencia en sus hallazgos es muy elevada, y que las agencias de espionaje del país están todavía más convencidas de su conclusión sobre la interferencia rusa que cuando se planteó la hipótesis públicamente por primera vez el 7 de octubre.
Cuando se le preguntó sobre el cuestionamiento público de Trump a las conclusiones de la comunidad de inteligencia, Clapper dijo que “hay una diferencia entre escepticismo y menosprecio. La confianza en la comunidad de inteligencia es crucial”, señaló.


Clapper compareció junto al subsecretario de Defensa para Inteligencia Marcel Lettre y el director de la Agencia Nacional de Seguridad: el almirante Michael Rogers. La audiencia tuvo lugar un día antes de que Clapper, junto con el director de la CIA John Brennan y el director del FBI James Comey, se reúnan con Trump para hablar sobre el hackeo ruso.
El presidente electo ha alabado en repetidas ocasiones al presidente ruso Vladimir Putin, mientras que el senador John McCain de Arizona y otros legisladores han dicho que Rusia, que ha negado varias veces las acusaciones de hackeo, dicen que el país debería ser castigado con sanciones más duras.
Al inicio de la audiencia McCain, presidente de la comisión, calificó a la intrusión informática rusa de un “ataque sin precedentes” a la democracia de Estados Unidos.
El republicano dijo que la meta no es cuestionar el resultado de la elección presidencial, pero dijo que “todos los estadounidenses” deberían estar alarmados por el ataque ruso.
Los funcionarios de inteligencia de Estados Unidos dijeron que en los últimos años el Kremlin adoptó una “postura cibernética más agresiva” y atacó organizaciones gubernamentales, infraestructura vital, centros de investigación, universidades, organizaciones políticas y empresas, con frecuencia mediante campañas de phishing que brindan a los atacantes acceso a redes informáticas. En algunos casos, agentes de inteligencia rusos “se disfrazaron de terceros” con identidades online falsas para volver confusa la fuente del hackeo, afirmaron.
Sin embargo, los funcionarios también enfatizaron que el hackeo ruso no cambió el conteo de votos que volvió a Trump presidente.


Ver comentarios