Incontenibles emergencias con gas
Las autoridades deben exigir el cambio del 100% de las válvulas de seguridad de los cilindros domésticos de gas, pues es lo que más accidentes provoca, alertó Héctor Chaves, director de Bomberos. Marco Monge/La República
Enviar

Se duplicaron este año por mal estado de equipos

Incontenibles emergencias con gas

Es urgente cambiar cilindros viejos y válvulas de seguridad

La reducción de los controles al negocio del gas que se usa para cocinar está pasando una cara factura a los consumidores.
Las emergencias por problemas con los cilindros se han duplicado este año, rondando los mil casos atendidos desde el 1° de enero hasta el viernes pasado.

201302182236310.n22.jpg
El incidente más lamentable se produjo el 21 de enero en Alajuela, cuando la explosión de un tanque en una soda cobró la vida de cuatro mujeres.
La misma amenaza la tiene un alto porcentaje de la población tomando en cuenta que unos 475 mil hogares y restaurantes consumen gas todos los días.
El problema es consecuencia del mal estado en que se encuentra una parte de los cilindros y porque las válvulas de seguridad que se utilizan no son 100% seguras para evitar escapes.
Esos dos factores causan nueve de cada diez incidentes relacionados con gas, advirtió Héctor Chaves, director de Bomberos.
La calma llegaría a los consumidores si se sustituyen las válvulas de los cilindros domésticos por unas de rosca, renovando los envases viejos y exigiendo un adecuado mantenimiento al equipo, alertó el jefe de los apagafuegos.
Lo que está convirtiendo en inseguro el consumo de gas es que existen empresas envasadoras al margen de la ley y que no se ha puesto atención a las sugerencias emitidas por los bomberos.
Los responsables de supervisar el mercado del gas son el Ministerio de Ambiente y Energía y la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos.
No obstante los controles que hacen a las envasadoras y distribuidoras de gas en vez de dar confianza a los consumidores más bien han ido en la dirección contraria.
Un recorrido realizado por un equipo de LA REPÚBLICA corroboró que un alto porcentaje de gas que se vende en el país no cumple las normas de seguridad.
Cilindros corroídos, con golpes en el cuerpo, daños en las agarraderas y válvulas que dejan escapar gas fueron algunos de los daños percibidos.
Además en muchos de los casos se hace imposible determinar cuál es la empresa que tiene en venta esos envases en mal estado.
Ello porque aunque están identificados con una marca en el cuerpo del tanque, no cumplen con el reglamento que exige colocar un sello en la válvula de seguridad con el nombre de la compañía que los llenó.
En su lugar les colocan plásticos transparentes o empaques metalizados sin ninguna identificación. Otros tienen la leyenda LPG, pese a que no hay ninguna empresa con ese nombre.
También hay tanques que no tienen la calcomanía en que se debe indicar cómo proceder en caso de una emergencia y el número de la empresa a la cual hacer el reclamo.
Esa situación genera varias alertas que los consumidores deben advertir para no estar comprando un producto que pueda causar un incidente.
La principal es si se estará ante un mercado clandestino de gas, utilizando los envases de las compañías existentes y no brindándoles el mantenimiento adecuado.
Para conocer por qué se permite a empresas operar al margen de la ley se intentó conversar con René Castro, ministro de Ambiente y Energía, pero no atendió el mensaje de que devolviera la llamada.
En la Autoridad Reguladora reconocieron que tienen en estudio varias denuncias por incumplimiento de empresas envasadoras de gas, pero hicieron la salvedad de que resolver esos temas lleva su tiempo por las constantes apelaciones presentadas.

Danny Canales
[email protected]


 

Ver comentarios