Enviar
Establecimiento de firmas mundiales en el país atizará competencia en este sector
Hoteles independientes se alían a grandes cadenas

• Sistemas de reservación mundiales y programas de privilegios para consumidores son parte de las ventajas de incorporarse a multinacionales hoteleras
• Empresas de hotelería invierten en mejoras en infraestructura para encarar competencia

Karen Retana
[email protected]  

Si no puedes contra ellos, ¡úneteles!
Esta frase es la que han decidido aplicar diversos hoteles independientes en Costa Rica, los cuales han optado por aliarse a grandes firmas hoteleras con el objetivo de mantener su competitividad.
El interés mostrado por algunas cadenas mundiales de hospedaje en invertir en el país es una de las principales razones que impulsan la decisión.
El establecimiento del Hyatt, del Ramada o del Hilton, cuyos esquemas operativos son globales y uniformes en los países donde tienen presencia, representa un desafío para aquellos hoteles que por años han operado de manera autónoma.
Las alianzas entre independientes y grandes corporaciones representarán ventajas para los locales, tales como sistemas de reservación mundiales y programas de privilegios para los huéspedes.
Estos beneficios serán percibidos por el Garden Court ubicado en Alajuela, complejo que dará un giro en su negocio si logra finiquitar una alianza con la marca Holiday Inn Express.
Pese a que aún no se ha realizado un comunicado oficial por parte de la cadena Holiday Inn, y que aún se encuentra en valoración la concesión de la franquicia, el Garden Court está modificando el mobiliario para adecuarse a los parámetros que rige la firma global.
Las remodelaciones y cambios en la infraestructura tendrán una inversión estimada de $3,5 millones, los cuales se destinarán en los próximos dos años.
“El cambio es una estrategia a futuro para prepararnos ante la construcción de hoteles que se experimentará en los próximos años. Sentimos que la posibilidad de competir con un hotel independiente es más limitada”, explicó Agustín Monge, presidente de Grupo Marta.
La investigación y desarrollo es otro de los aportes que traería la unión entre locales y multinacionales. Las grandes cadenas constantemente realizan procesos de revaloración mediante estudios del mercado.
También representar a una cadena internacional brinda reconocimiento de marca para los hoteles que operan en Costa Rica.
“Si una cadena decide que todos sus hoteles en el mundo deben variar las habitaciones, es porque detrás de ello hay un sin fin de estudios enfocados en las necesidades, gustos y preferencias de los huéspedes”, explicó Monge.
Esta situación contrasta con los independientes, donde los cambios se realizan de forma aislada.
A principios de este año el Hotel Herradura cambió a Ramada Plaza Herradura tras suscribir una alianza con la cadena Ramada Internacional.
La administración invirtió $7 millones en las mejoras llevadas a cabo en las diferentes áreas del hotel, a fin de convertirse en un complejo de negocios.
El año pasado el Hampton Inn & Suites, operado por el Grupo Marta, invirtió $500 mil en el hotel para ajustarse a los parámetros que dicta la cadena internacional Hampton.
Tras dos años de estudios, la cadena hotelera estadounidense pidió a sus afiliados realizar 127 cambios o mejoras en cuanto a bienvenida, desayuno y habitación.

Ver comentarios