Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Hacia arriba tipo de cambio e intereses en colones

Redacción La República [email protected] | Lunes 18 abril, 2016



El tipo de cambio, así como los intereses sobre todo en colones, subirán en el segundo trimestre del año.
En cambio, la inflación seguirá mostrando números bajos, principalmente por lo que sucede en mercados internacionales con materias primas, propiamente el petróleo.
Sin embargo, se trataría en todos los casos de movimientos modestos, sin volatilidades que deban preocupar a deudores o inversionistas.
En lo que al tipo de cambio se refiere, se espera una leve depreciación a ¢543 por dólar en promedio en el mercado mayorista para finales del trimestre.
El promedio durante los primeros 90 días del año fue de ¢538 por dólar.
Un mercado ajustado, con menos excedentes que los registrados en los pasados dos años, hará que el movimiento hacia arriba sea lento, pero continuo.
Cualquier movimiento brusco hacia arriba haría intervenir al Banco Central que posee más de $7.500 millones en sus reservas internacionales para vender y administrar el valor del tipo de cambio.
Entretanto, un punto porcentual hacia arriba se espera en las tasas de interés en colones, ya que seguimos sin certeza en cuanto a la solución fiscal, ni plan B de endeudamiento externo, lo cual obligaría al Gobierno a presionar el mercado interno para obtener los recursos para financiar el déficit.
Las presiones no serían mayores, gracias a la gran liquidez de colones que hay en el mercado.
Asimismo, no se anticipa mucho movimiento en las tasas en dólares; por un lado el mercado empezaría a descontar un aumento del 0,25% que se daría este o el próximo trimestre, mientras que por otro, para muchos no está claro si la Reserva Federal aumentará las tasas en Estados Unidos.
El contexto internacional de partida se fundamenta en que en Estados Unidos no se observan presiones para aumentos importantes en las tasas de interés de referencia. Esto es crucial para delimitar la dirección de flujos de capital en países emergentes y su impacto en las tasas de interés locales y tipos de cambio. Los pronósticos de crecimiento global han sido reducidos a la baja con excepción de China. Todo esto pone un tono de cautela en la toma de decisiones de los agentes económicos.
La inflación por su parte sigue siendo la bandera blanca de la economía, ya que los bajos precios de las materias primas harán poca presión hacia arriba.
Tampoco se proyectan alzas en el precio del petróleo, incluso es posible que vuelva a tener bajas a finales de abril, si el acuerdo entre varios países de la OPEP de no producción se rompe esta semana en la Ronda de Doha.
En cuanto al crecimiento económico, este viene con un impulso importante en los primeros meses de 2016, debido a que el efecto por la salida de la producción industrial de Intel se ha desvanecido, así como el de la caída de la producción agrícola. Esta mejoría podría mantenerse en los próximos meses.
La economía crece interanualmente al 5,36%. Hay un importante repunte de la industria manufacturera, creciendo un 6,91%.
El primer trimestre mostró mucha estabilidad en todos los indicadores.