Gamboa llega a reforzar una fiscalía alicaída
Debido a su buen desempeño en el campo de la seguridad en el gobierno de Laura Chinchilla, el mandatario Solís nombró a Celso Gamboa como ministro de Seguridad, ayer él renunció al cargo.Archivo/La República
Enviar

En momentos en que la fiscalía es ampliamente cuestionada por el caso del ambientalista Jairo Mora, Celso Gamboa, ministro de Seguridad, renunció ayer al cargo en el Gobierno, para asumir la subjefatura del Ministerio Público.

El cambio de fichas tiene como objetivo lograr un mayor índice de condenas en contra de narcotraficantes y asesinos y de esta forma, despejar toda duda sobre el trabajo de los fiscales.

En los últimos meses, el equipo dirigido por Jorge Chavarría, ha sufrido fuertes reveses en los tribunales que incluyen la liberación de personas ligadas al narcotráfico en la Zona Sur y el Caribe.



Asimismo, el 25 de enero, los tribunales de Limón absolvieron a siete acusados de asesinar al ambientalista Jairo Mora, por “errores en la investigación”.

En ese sentido, los jueces dieron una dura reprimenda a los fiscales e investigadores del OIJ, por una “pésima labor”, que no pudo probar la autoría del delito.

Sin embargo, ayer Jorge Chavarría, fiscal general, negó que la integración de Gamboa al Ministerio Público esté ligada a los reveses de la fiscalía.

“Desde diciembre invité al señor Ministro a ser parte del Ministerio Público, a raíz de la jubilación del señor Carlos María Jiménez. Nuestro objetivo es mejorar el desempeño del Ministerio Público, que hemos venido impulsando desde hace cuatro años.

Ha sido un proceso lento, pero confiamos en que todo saldrá bien”, expresó Chavarría.

La decisión de Gamboa fue dada a conocer ayer durante la conferencia del Consejo de Gobierno, en la cual, el presidente Luis Guillermo Solís, lamentó la pérdida de su primer ministro.

Por su parte, analistas consultados por LA REPÚBLICA, señalan a Gamboa como el mejor funcionario de esta administración, debido a los resultados que logró durante los nueve meses de trabajo.

Ante la renuncia de Gamboa, que se hará efectiva el martes, Solís se encuentra ante un nuevo reto que es designar a un ministro que mejore los índices de seguridad ciudadana o al menos, que los mantenga.

Ayer, al hacer pública la salida de Gamboa, el Presidente descartó que Mariano Figueres, director de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), asuma el puesto de ministro.

En ese sentido, el mandatario indicó que se tomará el tiempo necesario para que no haya sobresaltos en las labores de seguridad.

Gamboa inició su labor en el Poder Judicial muy joven en la provincia de Limón y allí ocupó el cargo de fiscal general en el Caribe.

Durante la administración de Laura Chinchilla fue invitado a participar como viceministro de Seguridad y luego fue designado zar antidrogas.

En mayo, Solís lo nombró como Ministro de Seguridad, a pesar de que provenía de un gobierno liberacionista.

201502032131040.n33.jpg

 


Ver comentarios