Fantasma del dinero narco asusta en próximas elecciones
Enviar

El fantasma del dinero proveniente del narcotráfico asusta en las próximas elecciones en momentos en que las donaciones son escasas, los bancos no prestan y practicamente todos los partidos no cuentan con una garantía líquida que les permita solicitar la deuda política adelantada.


Ante esta posibilidad, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) hará un doble chequeo de los gastos de la contienda que hacen las diferentes agrupaciones políticas.


El Código Electoral faculta al TSE a solicitar un reporte mensual de los estados financieros de los partidos y llevar el pulso a las donaciones, contrataciones y gastos en publicidad y redes sociales, entre otros.

Paralelamente, “un sistema robusto” de constatación de datos permite al órgano electoral solicitar a las entidades bancarias información sobre la solvencia económica de prestamistas.


Por otra parte, cuando finalice el proceso electoral y los partidos traten de cobrar la contribución estatal, se hace una revisión de los gastos de campaña por medio de las facturas.


“El TSE ha insistido en un proyecto de ley que permitiría el uso de franjas electorales en cuanto a la propaganda, para que así haya mayor equidad y al mismo tiempo, se reduzca la necesidad de dinero para dar a conocer propuestas”, dijo Rónald Chacón, jefe del departamento de Financiamiento de Partidos Políticos.


El sistema al que hace alusión Chacón, le permitiría al órgano electoral contratar espacios publicitarios en medios de comunicación colectiva, por medio de los cuales, todas las agrupaciones contendientes podrían —en un plano de absoluta igualdad de acceso—, difundir sus propuestas programáticas y dar a conocer a su candidato.


Sin embargo, la reforma en cuestión planteada por el TSE desde 2013, no ha sido considerada por los legisladores, quienes han preferido mantener el statu quo.


Y es que a menos de 100 días de las elecciones nacionales, varios partidos políticos se encuentran en alerta roja por la falta de dinero, ya que ningún banco —público o privado— está ofreciendo créditos para financiar la campaña política.


Se trata del PIN. de Juan Diego Castro; el PUSC, de Rodolfo Piza; el PAC, de Carlos Alvarado; el Movimiento Libertario, de Otto Guevara, y el Frente Amplio, que comanda Edgardo Araya.


Esto, sin importar que después de las elecciones los partidos pueden honrar sus empréstitos a través de la deuda política.
Mientras tanto, otros partidos emergentes también reportan problemas.


La preocupación es tan grande, que a finales de octubre, esas agrupaciones salvo el PIN, asistieron a una reunión con Luis Antonio Sobrado, presidente del TSE, para pedirle que intervenga.


La idea es que el órgano electoral aclare si las cooperativas, financieras y mutuales, que son reguladas por Sugef, pueden recibir los bonos de la deuda política, abriendo de esta forma más oportunidades crediticias para los partidos políticos.


En ese sentido, el órgano electoral resolvió el 13 de octubre que sí es posible, por lo que se abre una nueva ventana de financiamiento, ahora solo queda esperar a ver si esas organizaciones están dispuestas a prestar recursos.

 

El peligro
La dificultad de acceder a recursos aumenta las posibilidades para que dinero ilegal entre en la campaña política, según varios actores políticos.

Patricia Mora
Presidenta
Frente Amplio

Hay un enorme peligro de que algo así pase en la campaña política, ya que las ansias de poder pueden llevar a algunas personas a evitar controles y aceptar dinero de dudosa procedencia.
En lo personal hemos dirigido una nota al TSE señalando este temor y haciéndole una invitación para que garantice de alguna manera el acceso al dinero a los partidos.
Una buena opción serían las franjas electorales sin duda.

Mario Redondo
Candidato
Alianza Demócrata Cristiana

El sistema es muy complicado para el financiamiento electoral, principalmente para los que somos honestos y jugamos con las reglas.
En Limón, por ejemplo, sabemos que hay un candidato a diputado que está gastando mucho dinero y no sabemos de dónde.
Pensamos que la fiscalización no es la correcta y que se debería hacer algo.
Pienso que ya hay mucho dinero que está entrando en campaña sin control, lo cual, obviamente, con los mecanismos actuales, aumenta la brecha y el peligro.

 

 



Ver comentarios