Logo La República

Sábado, 4 de julio de 2020



ACCIÓN


Gabelo y su historia con el entrenador de porteros de la Roma previo a Italia 90

Walter Herrera [email protected] | Jueves 11 junio, 2020

gabelo
Gabelo actualmente labora en la Federación Costarricense de Fútbol. Fedefútbol/La República


Un hombre sencillo y humilde, así se define, Luis Gabelo Conejo, arquero histórico de aquella Selección de ensueño, que representó a Costa Rica en su primer Mundial Mayor de Fútbol, con sede en Italia en 1990.

Gabelo recordó, después de 30 años, algunas cosas que lo marcaron de aquella histórica Copa del Mundo, donde Costa Rica pasaría de ser la cenicienta del cuento, a convertirse en no solo “la princesa”, sino que además en la sorpresa de propios y extraños en tierras europeas.

Lea más: Nota de Tano: Luis Gabelo Conejo fue un gigante ante la metralla escocesa

El momento cumbre de aquel Mundial, y que fue clave en la decisión para que Gabelo eligiera años después el camino de la formación y captación de talentos, fue cuando tuvo la oportunidad de prepararse con el entrenador de porteros del A.S. Roma, Roberto Negrisolo, sin duda, otro acierto de Bora durante el Mundial.

“Agradezco tanto esa oportunidad, fue tan provechosa y determinante. Recuerdo que la preparación física previa aquí en Costa Rica era muy exigente, pero poco específica. A diferencia de los entrenamientos con Negrisolo, que eran dinámicos, explosivos, cortos, pero extremamente especializados, situación a la que le saqué mucho provecho, tanto así que dije, en esto es en lo que yo me quiero especializar para cuando me retire de jugar fútbol”, añadió el ex portero.

Lea más: Lesiones mortifican a ticos antes y durante los mundiales

El Mundial en Italia lo llevaría a convertirse, además, en una leyenda llena de experiencias y conocimientos, sabiduría que hoy comparte con cada una de las Selecciones Nacionales del país, pues forma parte del staff de preparadores, y formadores del talento bajo el marco de la Federación Costarricense de Fútbol.

“El éxito de aquella Selección fue nuestro trato, fuimos una familia, nos conocíamos demasiado bien, teníamos más de 10 años de competir en diferentes procesos de Selecciones Nacionales juntos”, recordó Conejo.

Los antecedentes de aquella gesta no fueron fáciles para el oriundo de Piedades Sur de San Ramón, el camino para convertirse en el guardameta titular de la Selección Mayor, estuvo cuesta arriba para el portero de la Asociación Deportiva Ramonense de aquel entonces.

Trabajos extra, horas interminables y agotadores entrenamientos, y hasta superar una gran competencia que tenía a su alrededor con los porteros de los equipos llamados grandes, le costó por lo menos, cuatro años de sacrificios, dedicación y paciencia a Gabelo.

Ya una vez en Roma, Conejo recordó cómo tomó su rol de líder con La Sele, dentro y fuera de la cancha. En poco tiempo, Gabelo, se había convertido en uno de los hombres de confianza del técnico nacional para el Mundial; el serbio Bora Milutinovic.

Gabelo tomó así, todas y cada una de las recomendaciones del estratega, y que se convirtieron a la postre, en puntos claves del resultado alcanzado por aquellos futbolistas ticos en Europa, en 1990.

“Bora se apoyaba siempre en los que éramos más viejos, teníamos reuniones con él, Roger Flores, Guima, Chavarría y yo. Él era como un mago, lo que nos decía, salía. Por eso, Bora nos traspasaba todos sus conocimientos, para que nosotros se los transmitiéramos a los más jóvenes.


NOTAS RELACIONADAS






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.