Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 23 Marzo, 2018

Luis Gabelo Conejo fue un gigante ante la metralla escocesa

Al escribir esta Nota no conocemos la alineación de la Selección Nacional para el juego contra Escocia.
Dependiendo de la formación que presente Óscar Ramírez, podremos valorar si este cotejo será aprovechado por el técnico para afianzar a sus hombres de confianza, a sus habituales en la formación estelar o lo aprovechará para darles oportunidad de acción a las pocas caras nuevas del grupo.
Si vemos en la formación titular a Ian Smith como defensa derecho, a Wilmer Azofeifa como volante central y a Yendrick Ruiz y Josué Mitchell en zona de ataque, quedamos notificados de que el cuerpo técnico de la Tricolor, de verdad les está dando oportunidad dorada a los nuevos rostros del grupo, para que se ganen en la cancha un posible espacio al Mundial. De lo contrario, pues aquí no ha pasado nada y todo sigue igual.
A manera de anécdota, contarles que el juego Escocia-Costa Rica en el Mundial de Italia, tuve el honor de presenciarlo al lado de Rod Stewart, el mítico roquero británico, confeso fanático del seleccionado escocés, presente en el Luigi Ferraris en Génova.
Los dirigentes del fútbol de la época, no solo me excluyeron como periodista oficial de la Selección Nacional, en el mismo instante que cayeron Longino Soto y Marvin Rodríguez, sino que me borraron de la lista de periodistas acreditados al Mundial, porque nunca estuve de acuerdo con la caída de don Marvin y escribí muchas Notas sobre el tema, que me costaron la cabeza.
Tuve que entrar “colado” a los estadios y pongo de testigos a Hernán Morales, Luis López Rueda y Adrián Barboza, que me sirvieron de escudos humanos para entrar a los coliseos, de manera que en ese juego inicial ante Escocia, ya metido en el estadio, empecé a caminar y ver dónde me sentaba, vi un palco algo desocupado, entré y me senté, a la espera de que alguien me sacara, pero nada pasó y al rato me di cuenta de que estaba “colado” en un palco VIP y al lado del legendario músico inglés.
Tuve la suerte de quedar a la espalda del marco que defendió Luis Gabelo Conejo en la primera parte, y fue ahí donde empezó su consagración como el mejor portero del Mundial, parándole metralla sobre todo al delantero Mo Johnston, quien se “jalaba” las mechas cada vez que el ramonense le impedía el gol.
Gabelo paró morteros a quemarropa, momentos mágicos que me tocó disfrutar exiliado, pero con un compañero de palco pura “carnita”. ¡Gajes del oficio!
[email protected]