Foto 1
Enviar

Fuerte caída en Wall Street por culpables que están lejos

La Bolsa de Nueva York sufrió ayer una de sus peores sesiones de este año, con un descenso en torno al 2% en sus principales indicadores, a causa de un cóctel de razones externas que dejaron temblando a Wall Street.
El Dow Jones de Industriales, su principal indicador, bajó un 1,97%, el selectivo S&P 500 cayó un 2,07% y el índice compuesto del mercado Nasdaq perdió un 2,02%.
Si se tiene en cuenta el porcentaje, la caída del Dow Jones es la peor desde el 3 de febrero pasado, cuando perdió un 2,08%, pero, teniendo en cuenta los puntos, es aún peor: 334,97 puntos de descenso de este jueves frente a los 326,05 del 3 de febrero.
La de ayer fue una jornada de gran volatilidad, la mayor en los últimos meses. De hecho, fue heredada: el Dow Jones de Industriales ha tenido variaciones al alza o a la baja en más de 200 puntos por tercer día consecutivo.
A nivel local, nada hacía pensar que hubiera razones para una caída tan pronunciada: a la apertura de la sesión se conoció que la cifra semanal de solicitudes de desempleo bajó por cuarta semana consecutiva, algo que no ocurría desde febrero de 2006.
En otra sesión, ese dato pudo haber impulsado al alza a Wall Street, pero no fue así, y el lastre de razones externas se hizo sentir y fue empujando hacia abajo los indicadores hasta las cifras finales.
Los analistas atribuyeron la caída a varias razones, incluyendo declaraciones del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, en las que dijo que sin bancos más sanos o reformas económicas el crecimiento económico de Europa no será efectivo.
Asimismo, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, aseguró ayer en Washington que existe un 40% de posibilidades de que la zona del euro vuelva a caer en una recesión.
También desde el entorno externo, Wall Street se resintió al conocerse una baja del 5,8% en las exportaciones de Alemania en agosto pasado respecto al mes anterior y un 1 % en su índice interanual.
La cosa no quedó ahí. Al cóctel peligroso se sumaron nuevas noticias sobre un descenso en los precios del petróleo, que en el caso del tipo de crudo de Texas cerró ayer con una pérdida del 1,76 %, el nivel más bajo desde diciembre del 2012.
El precio del petróleo está bajando en las últimas semanas por un exceso de oferta de los productores y una reducción de las compras en Europa y China, fundamentalmente, por las señales de debilidad de sus respectivas economías.


EFE 

Ver comentarios