Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Farmacéuticas deben actuar ante resistencia a antibióticos

Bloomberg | Viernes 20 mayo, 2016

Las empresas que no destinan recursos para el desarrollo de antibióticos deberían pagar un impuesto de un 0,25% de las ventas anuales. Shutterstock/La República


 Las compañías farmacéuticas deberían “pagar o participar” para impulsar la investigación de nuevos antibióticos y así evitar que la infecciones resistentes a los fármacos causen 10 millones de muertes adicionales al año para 2050, según un informe encargado por David Cameron, primer ministro del Reino Unido.
Las empresas que no destinan recursos para el desarrollo de antibióticos deberían pagar un impuesto de un 0,25% de las ventas anuales y depositarlo en un fondo común para apoyar las bonificaciones de mercado para aquellos rivales que desarrollen exitosamente nuevos tratamientos, dijo Jim O’Neill, que presidió el Análisis sobre Resistencia a Antibióticos del Gobierno.
“Aquellas compañías farmacéuticas que están preparadas para llevar a cabo el complejo, desafiante y a veces costoso proceso de intentar obtener nuevos antibióticos, podrían estar exentas de estos impuestos o bien podrían recuperar su dinero”, dijo O'Neill. “Ese dinero podría recuperarse a través de un pequeño recargo sobre el resto del sector que decida abstenerse del proceso”.
El informe final de 84 páginas de O'Neill, que fue publicado, reconoce las fallas del mercado que dieron lugar una escasez de nuevos antibióticos y recomienda un pago único de hasta $1.300 millones como recompensa para quien logre desarrollar un nuevo medicamento antibiótico en forma exitosa. Otras sugerencias contemplan los impuestos sobre los antibióticos y vales transferibles para permitir que los desarrolladores que tengan éxito sean los primeros en la lista de cualquier fármaco que esté a la espera de la aprobación de los reguladores.
En una de sus propuestas más controvertidas, O’Neill también sugirió que a los países desarrollados se les debería exigir hacia el año 2020 el uso de pruebas de diagnóstico antes de la prescripción de los antibióticos a fin de desalentar el uso excesivo.
“Creemos que esto podría ser un gran beneficio en términos de no tratar a los antibióticos como dulces como lo hacemos actualmente”, dijo O’Neill.

Se calcula que se necesitarán unos $40 mil millones para financiar la lucha global contra la resistencia a los antibióticos durante los próximos 10 años, según dice el análisis. El informe estima que se requerirán $16 mil millones para modificar los antibióticos, la investigación de la tuberculosis y la línea de desarrollo, a través del uso de incentivos tales como recompensas por ingresar al mercado que podrían ser financiadas por las compañías farmacéuticas que se encuentran bajo un programa de “pagar o participar”.
El sector farmacéutico criticó la recomendación del informe de que las empresas deben pagar el costo de la lucha contra la resistencia a los antibióticos.
“Necesitamos nuevos fármacos para reemplazar a los que ya no funcionan debido a la resistencia”, dijo O'Neill. “No hemos visto una nueva clase real de antibióticos durante décadas. Cambiar esto está en las manos de los responsables de las políticas”.