Foto 1
Las empresas que no destinan recursos para el desarrollo de antibióticos deberían pagar un impuesto de un 0,25% de las ventas anuales. Shutterstock/La República
Enviar
Ver comentarios