Éxito de iPhone más barato alivia temor por crecimiento de Apple
Foto Bloomberg
Enviar

El iPhone SE de Apple, de menor costo, está ganando más terreno de lo esperado entre los usuarios, lo cual modera una caída en las ventas y alivia las preocupaciones de los inversores con respecto al crecimiento.

El teléfono de $399 concitó una saludable dosis de críticas cuando fue presentado en marzo. Seguía siendo demasiado caro como para resultar atractivo en los mercados emergentes, y tenía el potencial de reducir la rentabilidad en las economías desarrolladas porque los clientes preferirían modelos más costosos, de margen más alto, dijeron los analistas pesimistas en ese momento.

No obstante, el SE fue un punto positivo en el informe de resultados de la empresa este martes. Si bien la empresa pronosticó que las ventas caerían por tercer trimestre consecutivo, el rango de $45.500 millones a $47.500 millones para el período actual fue mejor de lo que estimó la mayoría de los analistas.

La caída de los ingresos en los tres meses con cierre en junio también fue inferior a lo proyectado, en parte gracias a que los consumidores adoptaron el nuevo modelo del teléfono. Las acciones de la empresa subieron 7,5% fuera del horario normal de operaciones.

“Ocurren cosas buenas cuando no se espera nada”, dijo Amit Daryanani, analista de RBC Capital Markets para quien el SE representó 23% de las ventas totales de iPhone. “Las cifras no empeoran y pronto entraremos en un nuevo ciclo del iPhone”. Un nuevo modelo insignia debería mejorar el desempeño financiero de la empresa, agregó.

Capear la desaceleración

Apple, con sede en Cupertino, California, que obtiene más de la mitad de sus ingresos del iPhone, ha sentido de manera particularmente fuerte el impacto del enfriamiento del mercado global de teléfonos inteligentes.

Las acciones perdieron más de un quinto de su valor en el último año en medio de las crecientes preocupaciones por una desaceleración. El crecimiento en el sector de teléfonos inteligentes caerá hasta 3,1% este año, desde 11% el año pasado y 28% en 2014, según la firma investigadora IDC.

Sobre ese telón de fondo, los analistas se sorprendieron con el pronóstico positivo de Apple, lo cual les dio motivos de optimismo con respecto al producto insignia de la empresa, aun antes de una esperada reforma del diseño en 2017.

“La demanda de los clientes por nuestros productos fue significativamente más alta de lo que anticipamos al comienzo del trimestre”, dijo el director financiero, Luca Maestri. “No pudimos satisfacer la demanda del iPhone SE durante todo el trimestre. Ahora hemos podido invertir suficiente capacidad para proveer un abastecimiento suficiente para el próximo trimestre”, agregó.

El riesgo es que aumentar los ingresos con el teléfono más barato vaya en detrimento de los márgenes de ganancia sin parangón de Apple en teléfonos inteligentes. El precio promedio para los iPhones en el período reciente cayó hasta $595 desde $660 un año antes, lo cual refleja el avance de la popularidad del dispositivo más barato. El margen bruto en el cuarto trimestre será de entre 37,5% y 38% de los ingresos, más estrecho que el 38,3% que habían predicho en promedio los analistas, y menor que el margen de 39,9% del trimestre el año anterior.

La rentabilidad reducida quizá no se extienda más allá del cuarto trimestre, cuando Apple presente una nueva versión del iPhone, llamada tentativamente iPhone 7. A diferencia del SE, cuyas características son menos avanzadas que los modelos 6S y 6S Plus lanzados en 2015, cada actualización del iPhone insignia ha generado tradicionalmente un crecimiento de los ingresos con márgenes de ganancia cercanos al 40%.


Ver comentarios