Empresarios nacionales condenados a la informalidad
“Los sectores productivos formales deben denunciar toda informalidad ante todas las instancias de Gobierno posibles”, afirmó Francisco Gamboa, director ejecutivo de la Cámara de Industrias. Gerson Vargas/La República
Enviar

Los empresarios nacionales consideran que es prácticamente imposible abrir un negocio debido a la gran cantidad de trámites y al alto costo asociado, algo que los condena a la informalidad.

De hecho el 45% de las compañías opera sin permisos oficiales, lo cual deteriora aún más la situación fiscal y competitividad del país, de acuerdo con el informe “Pulso Empresarial”.

Pero ¿qué pueden hacer los empresarios para enfrentar esta problemática?

Implementar un sistema de “monotributo” sería parte de las soluciones que proponen los dueños de negocios formales, la Organización Internacional de Trabajo y algunos sindicatos, aunque no en el corto plazo.

Esto consiste en crear una única agencia recaudadora de impuestos que se encargue de cobrar el gravamen de renta, el aporte a la Caja de Seguro Social y el régimen de pensiones; posteriormente, se encargaría de repartir las contribuciones a cada entidad.

Eliminar trámites obsoletos para formalizar negocios ha sido el calvario del país; de hecho, esto provocó que Costa Rica se encuentre en el puesto 102 de 137 naciones en el indicador de Doing Business, de acuerdo con el índice de competitividad del Foro Económico Mundial.

El Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) puso en marcha un Plan de Mejora Regulatoria con las municipalidades, mediante el cual se pretende reducir el tiempo para emitir las licencias comerciales y así mejorar el clima de negocios.

De momento, se aplicó exitosamente en el Pacífico, donde diez gobiernos locales redujeron de un mes a diez días (70%) el proceso de formalización para pequeñas y medianas empresas.

El objetivo es fortalecer las alianzas público-privadas para llevar el plan a otras zonas del país.

“Celebramos el compromiso de los municipios por convertirse en dinamizadores de la economía, generando fuentes de empleo y mejorando la competitividad”, comentó Geannina Dinarte, jerarca del MEIC.

Fortalecer el sistema de educación dual y la formación profesional de los trabajadores, es otra acción para combatir la informalidad; facilitando el ingreso al mercado laboral y fomentando una cultura emprendedora.

“La informalidad es perjudicial desde todo punto de vista. Es una competencia desleal que solo favorece el retroceso del país; el desempeño del Gobierno no ha sido el óptimo para combatirla”, acotó Francisco Gamboa, director ejecutivo de la Cámara de Industrias.

El sector productivo lamenta que ninguno de los candidatos presidenciales se haya pronunciado con contundencia para proponer políticas públicas o soluciones integrales a esta situación, lo cual es preocupante a menos de cuatro meses para las elecciones.

“Debemos entender que muchos informales no tienen las condiciones necesarias para ponerse en regla, en ese sentido el Gobierno debe garantizar un ambiente de negocios idóneo para trasladarlos a la formalidad”, reflexionó Franco Pacheco, representante de los empresarios privados.

Las acciones para paliar la informalidad no parecen ser suficientes, ya que a junio anterior el empleo formal creció un 2,1% mientras que el no oficial un 12,3%, en comparación con el mismo periodo de 2016, de acuerdo con el INEC.
 


¿Qué opinan los empresarios?


El informe “Pulso Empresarial” reveló el sentir del sector productivo del país en términos de competitividad:


80%

Considera muy difícil abrir un negocio en el país


75%

Cree que es muy costoso económicamente cumplir con requisitos burocráticos


58%

No hará contratación de personal en los próximos 12 meses


48%

Piensa que obtener financiamiento bancario es complicado


39%

Sí ampliará su planilla


6,4%

Percepción global de la Confianza Empresarial (En escala de 1 a 10)


Fuente: UCCAEP


Ver comentarios