Economía de eurozona crece 0,3% en tercer trimestre por consumo
Enviar

El crecimiento de la zona del euro en el tercer trimestre se vio impulsado por el consumo privado y el gasto gubernamental en tanto las exportaciones padecieron las consecuencias de la desaceleración del comercio global.
El producto interno bruto del bloque de 19 países creció 0,3% en los tres meses hasta septiembre luego de expandirse 0,4% en el trimestre anterior, dijo el martes la oficina de estadísticas de la Unión Europea en Luxemburgo, lo que confirmó una estimación del 13 de noviembre.


Los datos se dan a conocer menos de una semana después de que el Banco Central Europeo rebajara sus tasas de interés principales a un bajo nivel récord y expandiera su programa de compra de activos a por lo menos 1,5 billones de euros ($1,6 billones) para apuntalar la vacilante recuperación económica de la región y llevar la inflación más cerca del 2%.
Si bien el gasto interno se beneficio de los precios más bajos del petróleo, las exportaciones se ven afectadas por una desaceleración económica en los mercados emergentes.
“A un paso de 2016, la recuperación sigue dependiendo mucho del motor del consumo, y el plano externo debería pasar de neutral a algo positivo el año próximo”, dijo Holger Schmieding, economista jefe de Berenberg Bank en Londres. “Los mercados emergentes nos han afectado, pero el riesgo ha disminuido en los últimos dos meses”.
El gasto gubernamental trepó 0,6% en el tercer trimestre, mientras que había sido de 0,3% en los tres meses anteriores, y el consumo de los hogares se aceleró de 0,3 a 0,4%. La formación de capital fijo bruto no experimentó cambios respecto del segundo trimestre, cuando creció un 0,1% revisado.
Las exportaciones aumentaron 0,2% y las importaciones se incrementaron 0,9%. La economía de la zona de 19 países se expandió 1,6% respecto de igual período del año pasado, según Eurostat.
“La desaceleración de las exportaciones fue particularmente desalentadora”, dijo Jack Allen, economista para Europa de Capital Economics Ltd. en Londres. “Consideramos que esto es un primer indicio de que el impulso producto de la depreciación del euro comienza a desvanecerse, y estimamos que declinará aun más el año próximo. En términos de gasto fiscal, consideramos que habrá una mayor flexibilización en 2016 conforme se reduzca la austeridad”.


Ver comentarios