Creciendo junt@s
Don Justo, con todo respeto renuncie


La semana pasada el diputado Justo Orozco fue electo como presidente de la Comisión de Derechos Humanos. Este es un error más de los muchos que ha cometido la actual Asamblea Legislativa, y me duele reconocerlo, con el voto de varios de mis compañeros de Partido Liberación Nacional.
Como demócrata soy respetuosa del derecho y libertad de toda persona de tener sus propias posiciones y soy una ferviente convencida de las sabias palabras de Voltaire cuando dice “no comparto lo que dices pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”.
Dentro de esta línea soy y seré siempre respetuosa del derecho de don Justo a tener sus propias opiniones, una mayoría de las cuales con las que respetuosamente difiero justamente por considerarlas discriminatorias y violatorias de los derechos humanos.
Como país hemos caído en una pésima práctica internacional al permitir que países con un historial de violaciones en Derechos Humanos formen parte de órganos llamados a protegerlos. Un ejemplo reciente, la participación de países como Cuba y Libia en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.
Con motivo de su nombramiento, hemos tenido la posibilidad de escuchar algunas de las posiciones de don Justo que denotan que no es la persona idónea para el cargo para el que fue electo.
Como mujer, orgullosa madre y reciente abuela, me siento agredida y no representada cuando afirma que el principal título de nosotras las mujeres es el de ser mamá. Me parece irrespetuoso de su parte que nos defina a las mujeres desde una óptica tan limitada y además agrede a aquellas que voluntariamente optan por no tener hijos, o bien aquellas que deseándolo no logran llegar a serlo.
Incongruentemente con sus posiciones discrimina y les niega el derecho a la paternidad y maternidad a aquellas personas que requieren un mecanismo como la fertilización in vitro, tema que por cierto y de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, trasciende a toda clase social, y no como erróneamente él ha expuesto.
Me ofenden sus manifestaciones en cuanto a que no discrimina y que su única justificación para negarles el derecho a personas con preferencias sexuales diferentes a la suya a las coberturas de la de la Caja Costarricense de Seguro Social, es por razones económicas. Me parece un triste y cobarde argumento que escuda una visión de discriminación.
Un país que es un faro y referente en la defensa de los Derechos Humanos en el mundo, debe preocuparse porque la comisión legislativa de defensa de los mismos la ocupen personas equilibradas y de amplio criterio congruente con la fundamental labor que les es encomendada.
Por lo dicho, don Justo y con todo respeto, le pido que renuncie a la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa y a la Presidencia de la misma.

Nuria Marín

Notas Anteriores

Lunes 28 Mayo, 2012

¿Cuánto vale Facebook?

En los últimos días la gran protagonista en los mercados financieros ha sido la empresa ...
Lunes 21 Mayo, 2012

Error mayúsculo

Hace pocos días JP Morgan Chase, el mayor grupo financiero por volumen de ...
Lunes 07 Mayo, 2012

¿Guerra o tregua?

La segunda y tercer legislatura están llamadas a ser las más productivas de todo ...