Enviar

Costa Rica no debería tener que pagar intereses por una deuda externa adquirida. Impedir que esa bola de nieve siga creciendo exige cobrar bien los tributos, convertir en eficientes y profesionales a las instituciones del Gobierno y del Estado politizadas y carentes de controles y limpiar corrupción ahí donde se encuentre


Doble tarea tiene el Gobierno

Con un país que acumuló desastres administrativos durante muchos años el actual Gobierno debe ahora encontrar caminos para ir limpiando al menos un poco de ellos, lo cual es un enorme reto porque, al mismo tiempo debe, como es lógico, poner en marcha los asuntos estancados y su plan de gobierno.
Llevar adelante la doble tarea es una pesada cuesta arriba que obligará seguramente a priorizar y convertir en eficientes a los actuales recursos humanos del sector público.
Cada quien hace su propia lista de prioridades, según sus necesidades. Pero el Gobierno deberá empezar por contar con el dinero, la firmeza y los funcionarios idóneos para proceder.
Existe un cáncer que debe ser extirpado porque de esa cirugía mayor depende contar con el dinero para atender las necesidades. No hay otra forma de hacerlo por mucho que se logren la eficiencia y eficacia.
Eliminar ese cáncer implica combatir eficazmente el contrabando en nuestras fronteras y también a nivel de sus redes internas, además de otras muchas formas de evadir tributos que por montones han ido creciendo en el país al cobijo de la inacción de los gobiernos para frenarlos.
Los funcionarios cuyos salarios pagamos entre todos deben comenzar a rendir cuentas por lo infructuoso de su trabajo (jefes y subalternos) para impedir el contrabando.
Por otro lado, no solo debería hacerse público a todo aquel que evada obligaciones de otro tipo (no pago de cuotas a la Caja, evasión de impuestos en el comercio o ejercicios profesionales, etc…), sino impedir que siga operando.
Por el contrario, debería reconocerse pública y constantemente a quienes cumplen con el pago de tributos. Esto debería ser un plus que las empresas puedan exhibir para motivar así las preferencias del público.
Costa Rica es un país que no debería tener que pagar intereses por una deuda externa adquirida. Sin embargo lo estamos haciendo.
Impedir que esa bola de nieve siga creciendo exige cobrar bien los tributos, convertir en eficientes y profesionales a las instituciones del Gobierno y del Estado, que fueron politizadas y carecen de controles, y limpiar corrupción ahí donde se encuentre.



Ver comentarios