Enviar
¿Cómo pasar del sedentarismo a la vida activa?


Es imposible hacerlo de un día para otro. Una persona que siempre ha sido sedentaria necesita mucha fuerza de voluntad y determinación para cambiar drásticamente su estilo de vida. Se debe ir haciendo poco a poco. Se comienza evitando pasar horas sentado, frente a un escritorio, una computadora, manejando, en reuniones o conferencias. Mantener una misma posición es causa de problemas de columna vertebral. Es necesario moverse, pararse cada cierto tiempo, caminar, hacer movimientos con el cuello, hombros y brazos. Tratar de no usar el ascensor para subir uno o dos pisos o el carro para ir a la vuelta de la esquina. Pararse y sentarse de la silla la mayor cantidad de veces que se pueda, esto no solo quema calorías sino que empieza a fortalecer aquellos músculos que garantizan nuestra vida independiente.
Una vez superada esta etapa se comienza a caminar diez minutos al día. Cada semana se incrementa la caminata en cinco minutos y al llegar a 20 minutos diarios se mantiene caminando este tiempo durante cuatro semanas. A la sétima semana se incrementa el tiempo a 25 minutos por cuatro semanas más y luego a 30 minutos.
El tiempo mínimo que se debe caminar es 30 minutos diariamente. De aquí se puede ir aumentando de la misma forma hasta llegar a 45 o más minutos hasta alcanzar una hora diaria. Si no dispone del tiempo, puede incrementar el ritmo del paso o caminar en un trayecto que tenga cuestas. Se recomienda caminar con unos buenos zapatos (tenis de correr, de un modelo de estabilidad, que garanticen buen soporte a sus pies).
Si la persona logra llegar a los seis meses con este tipo de actividad ya superó lo más difícil y desarrolló la disciplina del ejercicio. Muy probablemente quiera seguir adelante con otras actividades como trotar, andar en bicicleta o nadar. Algunos prefieren inscribirse en un gimnasio donde un instructor los guíe de ahí en adelante.




Ver comentarios