¿Qué es talento? Talento son rasgos, habilidades, conocimientos y comportamientos específicos que la persona ha adquirido y desarrollado y que, en su conjunto, representan una capacidad que puesta en práctica genera resultados extraordinarios y ventajas sostenibles para una empresa en un momento oportuno y un contexto determinado.
Hago énfasis en “momento oportuno y contexto determinado”, porque el talento es dinámico, varía según la estrategia y etapa en que se encuentra el negocio; es decir, lo que hoy la empresa necesita desde el punto de vista de capital humano, puede ser muy diferente a lo que necesite en unos cinco o diez años.
Una vez aclarado el término, podemos profundizar en el tema central del artículo, les propongo desarrollarlo en tres etapas.
Identificación: ¿Cuáles son las necesidades de la empresa? ¿Qué talentos y perfiles requerimos? Son preguntas que todo equipo director y gerencial debe discutir periódicamente, sin limitarse a pensar en lo que hoy ocupa. Piense en lo que ocupará en el futuro para poder mantenerse y competir en el mercado.
Atracción: una vez definidos los perfiles de los puestos que su negocio requiere, las siguientes preguntas a plantearse son ¿Dónde está su talento? o ¿Dónde lo encontramos? Si lo tiene a lo interno de la empresa enfóquese en retenerlo, si aún no lo tiene, analice si existe talento interno con potencial que pueda desarrollar o si por condiciones de tiempo y recursos es mejor buscarlo afuera y atraerlo. Si esta última es su decisión diseñe con su área de Gestión de Talento las mejores oportunidades laborales y estrategias de compensación que su negocio pueda sostener en el tiempo sin afectar su estructura de costos ni el precio final de sus productos o servicios.
Retención: identificado el talento interno o incorporado el nuevo talento en la organización, el jefe o líder debe acompañar el desempeño y desarrollo de ellos, de lo contrario se corre el riesgo de perderlos. Es importante tener claro que no se debe intentar retener a todo el personal, solo a aquel que es necesario y lo que lo define cómo necesario es la estrategia del negocio.
Aumente las barreras de salida del talento que quiera proteger, pero no ponga en riesgo la continuidad de su negocio pagando lo que sea para retenerlo, ofrezca lo que su estructura de costos le permite y sea creativo en el diseño de paquete de compensación que combinen incentivos salariales y no salariales. Pregunte a su talento qué  lo motiva, qué es lo que quiere, y descubrirá que muchas veces es algo más que un incentivo salarial lo que espera.
Nuestra responsabilidad como líderes es tener negocios que sean rentables, que respondan a las necesidades de nuestros clientes, por lo tanto, nuestra responsabilidad también es atraer, retener y motivar de la forma adecuada a la gente adecuada.

Mariella Coto - Socia Factor Humano
www.factorhumano.cr


 

Ver comentarios

Notas Anteriores

Miércoles 13 Abril, 2016

Antídoto contra el aburrimiento laboral

Según la Real Academia Española el aburrimiento se define como el cansancio del ánimo originado por la falta de estímulo o distracción, o ...