Enviar
Viernes 3 Agosto, 2012

Como adquirir vivienda propia

Hace casi cinco años pude comprar mi casita después de mucho esfuerzo y ahorro. Los intereses para el préstamo en dólares que me ofrecía el mercado eran bastante homogéneos. Me decanté por un banco privado que me ofreció un crédito al 7% fijo durante cinco años y después fluctuante a Libor 3 más un 3%, con un piso del 7%.
Monitoreo siempre las tasas de interés de los bancos para créditos hipotecarios y esto es lo que encontré en dólares: uno de los mayores bancos privados ofrece dos opciones. La primera: hipoteca al 7,50% fijo a tres años, y, posteriormente, Libor 3 más el 8,5%, piso del 8,75%; la segunda opción a tasa variable durante los primeros tres años, y después, Libor 3 más el 8%, piso un 8,5%. El mismo banco con el que obtuve mi hipoteca me ofrece un préstamo a Libor 3 más el 7%. Ninguna opción me pareció atractiva.
¿Qué está sucediendo? Creo que los préstamos hoy están relativamente más caros que hace casi cinco años. La pregunta es, ¿tiene justificación? Tomemos como referencia abril de 2008, más o menos cuando obtuve el mío. La tasa Libor 3 en esa fecha estaba por debajo del 3% y venía en declive. La tasa de referencia de la FED estaba en un 2% y también venía en picada. La economía de Estados Unidos ya estaba en recesión y sus niveles de desempleo rondaban el 5%. En Costa Rica, el tipo de cambio promedio de venta del dólar para la primera mitad de 2008 fue aproximadamente ¢505.
Actualmente el panorama no es alentador. La tasa Libor 3 ronda el 0,5% y ha estado estancada en ese nivel poco más de tres años. Si bien, la economía de Estados Unidos ya no está en recesión, el desempleo está arriba del 8% y no parece haber fuerzas suficientes para llevarlo a niveles pre-recesión. La tasa de referencia de la FED está casi al 0% y la misma FED estima que se mantendrá en ese nivel hasta 2014. En nuestro país, el dólar se cotiza más cerca del piso de la banda que del techo. Siendo estas las condiciones, ¿por qué los bancos están exigiendo condiciones tan drásticas para préstamos hipotecarios en vez de incentivar la economía con condiciones más favorables?
Según leí en la prensa, la afluencia a Expocasa 2012 fue baja. Si bien es cierto, Expocasa topó con el problema del hueco en la Ruta 1, pienso que se está subestimando un hecho: la oferta de financiamiento está cara. No entiendo qué justifica que las condiciones de crédito estén menos favorables que hace casi cinco años. Está claro que la economía de Costa Rica no está boyante, y mucho menos la de Estados Unidos. Las tasas de referencia mundiales están en el piso.
Como consumidores tenemos más poder del que creemos. Nuestro poder es no solicitar el crédito bajo condiciones desfavorables y comunicarle a la entidad financiera nuestro descontento. También, nuestro deber es informarnos exhaustivamente a la hora de tomar la decisión y hacerlo inteligentemente. Me parece que la oferta de vivienda actualmente es alta y, sin embargo, a pesar de que se ha discutido ampliamente la necesidad de proveer de mecanismos de financiamiento a la clase media, pienso que las condiciones actuales no son consecuentes con este fin.
¿Debería el Gobierno tener una presencia más activa en este tema? Creo que sí.

Pablo Campos
Analista financiero de AMBA Research