Coca-Cola crece en México pese a problemas locales
México representa el 12% del volumen de ventas de Coca-Cola a nivel mundial y casi el 50% en Latinoamérica. Archivo/La República
Enviar

Coca-Cola crece en México pese a problemas locales


Coca-Cola refrendó ayer sus planes de seguir creciendo en México, donde pretende invertir $8.400 millones en el período 2014-2020, aunque reconoció que la situación es "un poco complicada" en algunas zonas del país, en alusión a los problemas de seguridad en el estado de Guerrero.
"México sigue ocupando una posición de privilegio en lo que es el sistema internacional de Coca-Cola", pues "representa un 12% de volumen total de ventas" a nivel mundial y "casi al 50%" en América Latina, afirmó Rafael Fernández Quirós, vicepresidente de Asuntos Públicos y Comunicación para la región.
El directivo realizó estas declaraciones en un encuentro con agencias de noticias internacionales en la ciudad estadounidense de Atlanta, sede de la compañía y que esta semana acoge los actos conmemorativos por el centenario de la icónica botella de cristal "contour".
Fernández Quirós recordó que en México Coca-Cola tiene "más de 60 marcas de bebidas comercializadas" y más del 20% de sus ventas son de agua (Ciel), al margen de que vende también lácteos (Santa Clara), jugos (Del Valle), y productos con café y té.
"Es un mercado muy desarrollado, muy sofisticado y muy relevante para la compañía", aunque "la situación está un poco complicada en algunas zona del país", como en el estado sureño de Guerrero, donde su embotellador, Coca-Cola Femsa, tuvo problemas recientemente.
Coca-Cola Femsa suspendió el viernes pasado las operaciones de su centro de distribución en Chilpancingo, capital de Guerrero, por razones de seguridad.
El pasado 18 de febrero, maestros de ese estado retuvieron a empleados de Coca-Cola en su campamento de la plaza principal de Chilpancingo para forzar la liberación de tres estudiantes acusados de saquear los camiones de la empresa.
Los empleados fueron liberados por la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) en la madrugada del día siguiente, después de que Coca-Cola accediera a retirar la denuncia que presentó en contra de los tres alumnos acusados del saqueo.
"Tanto en México como en todos los demás países los embotelladores y nosotros mismos anteponemos la seguridad de nuestra gente ante cualquier otra consideración", argumentó al respecto Fernández Quirós.
El ejecutivo recordó, sin embargo, que lo sucedido "no es exclusivo de México", al recordar "los tiempos duros de las actividades guerrilleras en Colombia", cuando "hubo muchas rutas que se dejaron de servir precisamente por eso".
"Pese a todo, en el sistema Coca-Cola, nuestros embotelladores mexicanos son algunos de los más influyentes y poderosos del mundo" y "continúan comprometidos con sus plantes de inversión en el país", indicó.
"Vamos a seguir ampliando líneas y distribución. Generamos casi 90 mil puestos de trabajo directos en el país", agregó.
Respecto a los problemas que tuvo la compañía en México por la entrada en vigor en 2014 de un impuesto extraordinario para las bebidas azucaradas, Fernández Quirós reiteró la postura de la empresa de que es "discriminatorio" porque "penaliza una parte de las diferentes piezas del rompecabezas que componen la ingesta calórica mexicana", apenas "un 5% o un 6%".
"Si el objetivo es disminuir la obesidad, ese objetivo no se ha conseguido", lamentó.
Respecto a la inquietud por una eventual caída del consumo de sus productos en México debido a los efectos en la economía de la baja del precio del petróleo, recordó que en 2009, "el año en que la crisis fue más fuerte" en el país, el PIB cayó en cerca del 6%, mientras que la compañía creció en el mismo porcentaje gracias a sus inversiones.


Atlanta/EFE



Ver comentarios