Enviar
Autoridades ambientales investigan presuntas anomalías en varios proyectos en Guanacaste
Clausuradas construcciones en Playa Grande

• Tres obras fueron paralizadas y se abrieron expedientes contra 17 casas-hotel
• Movimiento de tierras, talas de bosque y quemas son parte de lo encontrado en zonas como Tamarindo y Playa Potrero


María Krystal Echeverría
[email protected]

Tres construcciones paralizadas, la apertura de expedientes a 17 casas-hotel y el hallazgo de más de 50 terrenos loteados fueron parte de los resultados que arrojó la segunda barrida ambiental efectuada ayer en Guanacaste.
El Tribunal Ambiental Administrativo inspeccionó la zona de Playa Grande, Tamarindo, Potrero, Brasilito y Carrillo, donde además constató el movimiento de tierras, la tala de bosque para la construcción de hoteles y canchas de golf, la corta y quema de árboles, construcciones presuntamente sin viabilidad ambiental y la aparente invasión de zonas de protección.
En el operativo realizado en Playa Grande, se ordenó detener la construcción de tres viviendas por encontrarse
dentro del Parque Marino Las Baulas. Asimismo se abrió expediente a 17 edificaciones más, utilizadas como casas-hotel, cuyo alquiler ronda los $1.000 por semana.
“Vamos a abrir procedimiento en cada una de las casas, las que están habitadas no podemos ordenarles ningún cierre, pero las que se están construyendo serán clausuradas. Las construcciones existentes utilizadas para vacacionar podrían ser derribadas” declaró José Lino Chaves, presidente del Tribunal Ambiental Administrativo.
Otro hecho que preocupa a los representantes del Tribunal es que, a pesar de ser un Parque Nacional, la mayoría de sus terrenos se encuentra con rótulos de “Se vende”. Actualmente existen más de 50 espacios loteados, a pesar de que la playa se encuentra en proceso de expropiaciones.
“No se puede seguir ni con construcciones ni con la venta de terrenos en esta zona ya que está en proceso de expropiaciones. No se deben otorgar permisos en estos tiempos”, agregó Chaves.
Algunas de las construcciones presuntamente cuentan con los permisos de la Municipalidad de Santa Cruz y la viabilidad ambiental de la Secretaría Técnica Ambiental (Setena), pese a que se encuentran dentro de un parque nacional y a contrapelo del criterio emitido por el Area de Conservación Tempisque del Ministerio del Ambiente y Energía y de los administradores de la zona de conservación.
Por otro lado, el Tribunal pedirá al Instituto Geográfico Nacional rectificar los mojones en la zona de Playa Grande debido a que algunos de ellos se encuentran a 30 metros de la pleamar y no demarcan los 50 metros de zona inalienable.
Ver comentarios