Enviar
Presidente venezolano calificó de “narcoestado” a su vecino del norte
Chávez aumenta tensión con Colombia
Unasur programó una reunión extraordinaria el viernes para discutir acuerdo militar entre Bogotá y Washington

Caracas
EFE

La tensión entre Venezuela y Colombia va en aumentó en vísperas de la cumbre de Unasur en Argentina y con el anuncio del presidente venezolano, Hugo Chávez, de que prepara la ruptura de relaciones con lo que definió como un “narcoestado”.
Las declaraciones del presidente venezolano, que obedecen al acuerdo por el que fuerzas estadounidenses van a usar bases colombianas en operaciones contra el narcotráfico y la guerrilla, acuerdo que calificó de “declaración de guerra”, agravan la situación creada por la política de sustitución de importaciones colombianas aplicada por Chávez desde fines de julio.
“Estábamos apostando a que, como en otras oportunidades, se consideraran no sólo elementos políticos sino de otra naturaleza, que permitieran solventar las diferencias”, dijo ayer el presidente de la Cámara de Comercio colombo-venezolana (Cavecol), Luis Alberto Russián, ante la perspectiva de una ruptura entre los dos países.
Chávez mantiene congeladas desde el pasado 28 de julio las relaciones diplomáticas y comerciales con Colombia.
En ese marco se anunció hace dos semanas la compra a Argentina de 10 mil automóviles que, en principio, iba a proveer Colombia y se suspendió un acuerdo de suministro de combustible subsidiado a zonas fronterizas colombianas.
El dirigente de la Cavecol afirmó ayer que las operaciones en las aduanas fronterizas “han sido normales”, pero reconoció que “la caída” del intercambio comercial “aparentemente se ha profundizado”, a raíz de la nueva crisis política bilateral.
El intercambio comercial entre enero y julio pasado alcanzó los 3.128 millones de dólares, un 17% menos que en el mismo período del año anterior, precisó Russián.
“Dependiendo de las medidas” que se adopten, el comercio bilateral puede caer entre un “16 y 30%” al cierre del año, agregó.
Chávez congeló las relaciones con Colombia en respuesta a una denuncia colombiana, que negó y calificó de “irresponsable”, sobre el supuesto desvío de armas venezolanas a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
El mandatario ha dicho que esa denuncia fue lanzada por el gobierno de su colega colombiano, Álvaro Uribe, en un intento por acallar el rechazo de Venezuela a la “instalación de bases yanquis” en Colombia.
Así interpreta Chávez el acuerdo militar que Colombia y Estados Unidos prevén firmar próximamente, que establece el uso de siete bases militares colombianas por parte de tropas estadounidenses, y que considera una “amenaza” para su “revolución” socialista.
“Esas siete bases son una declaración de guerra contra la revolución bolivariana y así lo asumimos”, dijo anoche el jefe del Estado venezolano, y añadió que “hay que preparar la ruptura de relaciones con Colombia”, porque “eso va a ocurrir”, aseguró.
La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) decidió realizar una cumbre extraordinaria en Bariloche (Argentina) el próximo viernes para analizar la naturaleza del acuerdo militar y las posibles consecuencias para sus miembros.
Chávez ha dicho que llevará a la cumbre de Bariloche supuestos documentos militares estadounidenses que darían cuenta de los verdaderos objetivos de las unidades que se estacionarán en Colombia y cuáles serán las misiones que cumplirán en toda Suramérica.
Ese informe servirá para “desmontar las mentiras” con las que el presidente Uribe tratará de hacer ver que las tropas estadounidenses solo actuarán en Colombia, según el mandatario venezolano.
Chávez señaló que esta vez no van a servir posteriores maniobras colombianas de acercamiento ni iniciativas para normalizar las relaciones, como ocurrió en 2008, mientras siga vigente la causa que las deterioró.
Las relaciones entre ambos países estuvieron a punto de ruptura cuando militares colombianos violaron territorio de Ecuador para atacar un campamento clandestino de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el 1 de marzo de 2008.
En aquella ocasión las discrepancias se superaron durante la XX Cumbre del Grupo de Río celebrada en República Dominicana con un abrazo entre Chávez y Uribe.
La semana pasada Chávez ya advertió que era “imposible” recomponer las relaciones políticas con Colombia, al responder a una propuesta en ese sentido lanzada por Uribe, que el mandatario venezolano calificó como una expresión de “cinismo sin límites”.
“¿Cómo yo voy a confiar más nunca en el presidente de Colombia? ¿Cómo, si utilizan la mentira para tratar de descalificarnos? ¡No puedo!”, dijo Chávez el pasado 16 de agosto.

Honduras quedaría fuera del Cafta

El presidente dominicano, Leonel Fernández, propuso ayer la suspensión de Honduras del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y la República Dominicana (DR-CAFTA, por su sigla en inglés) “como fórmula infalible para que el presidente Manuel Zelaya retorne al poder”.
“Solamente se adopta eso y en dos o tres semanas el presidente Zelaya regresa”, dijo Fernández durante una intervención en Santo Domingo, donde ayer comenzó la Decimoctava Conferencia Centroamericana y del Caribe de Partidos Políticos.
El Gobernante dominicano lanzó esta propuesta tras referirse a la suspensión de visados a ciudadanos de Honduras que ayer anunció Estados Unidos, medida sobre la que dijo que “quizá no se trata de no otorgar visas nuevas, sino de quitar las existentes”.
Calificó de “desafortunado y lamentable” el resultado de las gestiones realizadas en Honduras por la Organización de Estados Americanos (OEA).
Ver comentarios