Enviar
Bush anunciará reducción tropas en Irak

Presidente estadounidense anunciaría medida esta semana

Washington
EFE

La decisión de reducir 30 mil soldados en Irak de aquí al verano, que anunciará George W. Bush, presidente de Estados Unidos, esta semana, va en la dirección que reclama la mayoría de estadounidenses, pero está lejos de ser lo que los demócratas quieren.
Bush, según informó ayer la cadena CNN, hará pública su decisión en un mensaje a la nación que pronunciará probablemente el jueves, en línea con las recomendaciones que hizo el lunes en el Congreso el general David Petraeus, jefe de las fuerzas de Estados Unidos en Irak.
La reducción de los 30 mil soldados dejaría a unos 130 mil militares estadounidenses en suelo iraquí a mediados de julio, la misma cifra que había en enero pasado, cuando Bush decidió acometer una escalada en el despliegue de tropas.
Pero nueve meses después de esta escalada, la Casa Blanca se ha visto obligada dar un giro en su estrategia, influida por el clamor popular cada vez mayor en contra de la guerra y la presión del partido demócrata, que exige la completa retirada de las tropas.
En puertas de un año electoral, la Guerra de Irak se ha convertido en el punto central de la discusión entre el partido demócrata, que posee mayoría en el Congreso, y el republicano, que que se muestra dividido en su apoyo a la Casa Blanca.
Por ello, la comparecencia de Petraeus en el Congreso cobró una gran relevancia, ante la constancia de que sus recomendaciones y sus análisis de la marcha de la contienda marcarían el inicio de un cambio en la estrategia de la Casa Blanca.
Para los que esperaban un giro de 180 grados en la estrategia iraquí, la retirada de 30 mil soldados que se anunciará esta semana supone un movimiento moderado del presidente Bush, que logra con su decisión atender las demandas populares, pero sin satisfacer completamente las aspiraciones demócratas.
El hecho de que esta medida se complete en julio de 2008, a solo unos meses de las elecciones presidenciales, revela, además, la disposición de Bush de dejar para su sucesor la complicada decisión de la retirada de Irak.
Pero por el momento, la Casa Blanca ha decidido que el repliegue estadounidense sea limitado, en línea con lo defendido en el Congreso y en el Senado por el general Petraeus y por Ryan Crocker, embajador de Estados Unidos en Irak, partidarios de una presencia “a largo plazo” en el país árabe.


En el recuerdo

Estados Unidos recordó ayer a las casi 3 mil víctimas causadas hace seis años por los atentados terroristas de Al Qaeda, cuyo líder, Osama Bin Laden, aprovechó la ocasión para aparecer de nuevo en un vídeo para ensalzar a sus autores.
Como en años anteriores, la llamada “zona cero” de Nueva York, donde el 11 de septiembre de 2001 dos aviones se estrellaron contra las Torres Gemelas, fue el centro de los actos organizados para recordar a los fallecidos.
En la capital estadounidense, el presidente George W. Bush y su vicepresidente, Dick Cheney, recordaron a las víctimas con un minuto de silencio ante el obelisco gigante levantado en honor del padre de la patria, George Washington.
En el Pentágono, donde murieron 184 personas, el secretario de Defensa manifestó en el acto de recuerdo de las víctimas que “los enemigos de Estados Unidos nunca descansarán, porque los cazaremos”.
Ver comentarios