Foto 1
Enviar

El Banco Nacional tiene todo listo para emitir en las siguientes semanas un bono novedoso en el mercado internacional.
Sería el primer bono emitido por un emisor costarricense fuera de nuestras fronteras que no sería denominado en dólares, sino más bien en colones, aunque los inversionistas lo paguen con los billetes verdes.


Se trata de una captación cercana a los ¢171 mil millones ($300 millones al tipo de cambio actual) a cinco años, con una tasa aproximada del 9%.
El Nacional niega que este dinero sea para financiar al gobierno respecto a su déficit fiscal y en especial para el pago de aguinaldos de cierre del año, sino que es para fines corporativos, según las presentaciones de “roadshow” que hicieron las últimas dos semanas en Europa y los Estados Unidos.
El riesgo (cambiario) de la operación cae directamente en el inversionista.
Para el país podría significar una baja en el tipo de cambio, salvo que el Banco Central compre los dólares para reforzar sus reservas o que sucedan otras variables.
Sería la tercera vez en esta década que el Banco Nacional sale al mercado internacional a captar recursos, la primera vez fue en 2013 con $1.000 millones y la segunda en abril del año pasado con $500 millones.
Para el viernes pasado se esperaba dicha colocación, pero parece que a varios inversionistas consultados en el “roadshow” no les gustó el tamaño de la emisión, la exposición cambiaria con el colón y la liquidez que podría tener el bono en el mercado secundario, indicaron varios corredores nacionales e internacionales consultados por Inversionista.

¿Dinero para Hacienda?

Esta emisión del Banco Nacional se haría en momentos en los que Hacienda necesita dinero para fondear el faltante de recursos debido al déficit fiscal.
Al no tener autorización de la Asamblea Legislativa para pedir prestado dinero al exterior (emisión de eurobonos o préstamo internacional), varios especialistas creen que esta es una acción que le ayudaría a Hacienda a conseguir dichos recursos en especial con las obligaciones de cierre del año, como el pago de aguinaldos.


Por ejemplo, el año pasado el Gobierno Central pagó ¢195 mil millones en aguinaldos, ¢20 mil millones más que la captación que pretende realizar el Nacional.
El Banco Nacional ha negado que estos dineros sean para financiar al Gobierno y que el mismo, es para operaciones propias, tal y como lo indicaron en sus presentaciones del “roadshow” con inversionistas en Europa y Estados Unidos las últimas dos semanas.
Por otro lado, no estaría realizando nada ilegal, si una porción de este dinero o su totalidad fuera destinada a la compra de bonos del Gobierno, ya que eso es un asunto operativo del banco.
Incluso, si el Banco Nacional no comprara bonos de Hacienda con dinero de esta emisión, al ya tener recursos, le estaría favoreciendo de alguna manera, ya que le dejaría más espacio en el mercado local por los colones.

¿Si no es para Hacienda, es para operaciones propias?

El Banco Nacional ha indicado que este dinero sería para operaciones propias, fines corporativos, en los que se pueden incluir reembolsos o refinanciamiento de su deuda.
La entidad debe hacerles frente a pagos de sus colocaciones pasadas por lo que puede estar necesitando de liquidez.
Este año Hacienda ha estado estrujando mucho al sector privado con sus colocaciones en subastas y con Tesoro Directo, así que esta puede ser una forma en la que el banco tome posiciones para su liquidez.
Otra razón de la emisión podría ser que se trate solo de un recambio en el fondeo del banco, pasar del corto plazo a uno de cinco años, para hacer mejor los calces.
También podría tratarse de una maniobra para cumplir con regulaciones del índice de liquidez y de suficiencia patrimonial, en especial porque la Superintendencia de Entidades Financieras y el Banco Central han estado muy atentos a esto.

Sobre el bono

La emisión sería por $300 millones, con un bono denominado en colones, pero que el inversionista paga en dólares.
Los movimientos se harán al tipo de cambio del día (cerca de ¢570 por dólar, lo que equivale a ¢171 mil millones).
Esta es una forma innovadora para el mercado nacional, pero que se utiliza mucho en todo el mundo —donde el bono sale en la moneda del país de origen, pero se paga en dólares—.
El plazo del bono sería a cinco años y a una tasa cercana al 9%, los bancos estructuradores de los bonos podrían ser Bank of America Merrill Lynch o J.P. Morgan, quienes organizaron las reuniones con los inversionistas.

¿Dónde cae el riesgo de la operación?

Por ser en colones, el riesgo cambiario recae en el inversionista.
El inversionista paga en dólares y los movimientos se hacen al tipo de cambio del día de la operación, por esto, deberá comprar una cobertura si va a mantener la inversión hasta el vencimiento.
Otra opción para los inversores es jugar con la especulación de una posible apreciación del colón y jugar con ese riesgo en el corto plazo, para una vez ganada la posición, vender el título.
Para el Banco Nacional el riesgo es casi nulo, ya que lo que hace es colocar a menor costo que el local, pero sobre todo no tener en su contabilidad registro por riesgo cambiario.

¿Qué le pasará al tipo de cambio?

Al entrar $300 millones más a la economía, cualquiera podría pensar que esto es una presión a la baja en el tipo de cambio, pero depende de varios factores.
Hay que ver qué sucederá, si se da la colocación y las acciones los días después, ya que si el Banco Central compra esos dólares para aumentar sus reservas, el tipo de cambio continuará igual, sin movimiento alguno.
Si no lo hace y deja que el mercado se mueva a la libre, es posible esperar una baja en el tipo de cambio, por un exceso de dólares en ese momento. Si el banco se los deja para calzar posiciones, la baja también podría existir, pero en menor proporción.

¿Por qué en colones y no en dólares?

Pueden existir varias razones por las que el Banco Nacional esté haciendo esta emisión para tomar colones en lugar de dólares.

  • Ayudar al fondeo público Al tomar colones podría comprar bonos de Hacienda en moneda nacional. Puede que ya la cantidad de bonos que tenga en su portafolio del Gobierno en dólares sea alta, cercana al límite donde las autoridades podrían empezar a llamarle la atención por su aversión al riesgo.
  • Novación de deuda Renovar deuda vieja de corto plazo, con una nueva de largo plazo, para mejorar los calces de sus pagos.
  • Mejorar indicadores Al tomar la deuda en colones y mantenerla en sus cuentas, podría mejorar el índice de liquidez y el de suficiencia patrimonial, algo que los reguladores tienen bajo la lupa en las entidades financieras.

Sería la tercera emisión internacional

En lo que llevamos de esta década el Nacional ha salido a pedir prestado afuera en dos ocasiones.

  • Abril 2016 $500 millones a una tasa del 5,95% a cinco años, recibió ofertas por cinco veces el valor de la emisión.
  • Octubre 2013 $1.000 millones en dos bonos de $500 millones cada uno, el primero a cinco años con una tasa de 4,87%, el segundo a diez años con una tasa de 6,25%.

¿Cómo ven la posible colocación?

Varios expertos dan su apreciación sobre esta posible colocación del Banco Nacional en el mercado internacional.

Karla Arguedas
Gerente de Trading
Prival Securities

Es novedoso, para que sea atractivo debe ser de $500 millones

Por el tipo de mecanismo utilizado a nivel local es la primera vez que se operará con esta modalidad. A nivel internacional se usa mucho.
En Prival Securities en el pasado hemos realizado inversiones para clientes locales que cuentan con dólares, pero quieren tener exposición a otras monedas, sobre todo latinoamericanas. Por ello buscamos bonos de países de la región denominados en monedas locales.
Para que la emisión sea atractiva tanto por colocación (creación de mercado secundario) y para cubrir los costos de la emisión, el monto mínimo debe ser de $500 millones (en colones) y ofrecer una tasa atractiva para que se cubra el riesgo cambiario.
Un bono del Banco Nacional afuera a un plazo similar rinde cerca de 5%, hay que agregar el riesgo de tipo de cambio. Analizando los rendimientos locales deberían, entonces, ofrecer al menos entre un 8% y un 8,5%.
Todo va a depender de la tasa neta final que reciba el inversionista internacional, pero por lo pronto a favor de la emisión está el alto grado de liquidez de los mercados internacionales y los altos precios (menores rentabilidades) que muestra en general la deuda bonificada soberana o corporativa internacional. Contra la emisión se encuentra que hay mayores expectativas para alzas en las tasas de interés internacionales, por lo que de nuevo llegamos al rendimiento final del inversionista como un elemento clave para el éxito de la colocación.
Pensamos que los colocadores indicados (Bank of America Merrill Lynch y J.P. Morgan) no se van a jugar el chance de hacer un negocio fallido por lo que, al menos, ya deben contar con el monto original con el que saldrá el libro.

Jorge Patiño
Corredor de bolsa
Mercado de Valores

Puede ser por tema regulatorio o para prestarlos a Hacienda

Me parece que el monto no está determinado, pero debería ser al menos de $500 millones, para que sea realmente líquido.
Hay varias razones, la primera es que las regulaciones bancarias le han obligado a captar en colones para prestar en colones. Como últimamente está muy ilíquido todo el mercado, pero en especial colones, tendría sentido captar aunque sea a un costo un poco superior en esta moneda, ya que localmente no creo que lo pudiesen hacer en montos tan grandes.
Otra posible razón sea que capten afuera y una semana después le compren al ministerio de Hacienda al mismo costo o muy similar, para ayudar al Gobierno a salir con sus necesidades de liquidez de corto plazo. Si este es el caso, me parece peligroso que un banco del Estado se preste para captarle al Gobierno.
Me parece que el mercado lo tomará bastante bien, creo que puede haber demanda.

Álvaro Trejos
Consultor
Derivados financieros y asset management

Ojalá no implique riesgo adicional al tipo de cambio

Me parece que lo importante de esa eventual emisión es que no implique ningún riesgo adicional de tipo de cambio o de tasas de interés, sino que más bien se utilicen los recursos para disminuir ese riesgo, no solo del banco, sino también de los deudores en moneda extranjera y que no sean generadores auténticos de ingresos en dólares.
Por otro lado, sería interesante conocer las limitaciones que implica, en este caso, que el ministerio de Hacienda no tenga un mercado secundario desarrollado, en virtud de la falta de estandarización de las emisiones y la abundancia de negociaciones bilaterales y permutas con los inversionistas institucionales del país.
 

Ver comentarios