Foto 1
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/LaRepública
Enviar

Si está apostando o preocupado por un alza en el tipo de cambio para lo que resta del año, no espere movimientos abruptos hacia arriba.
Incluso, no se ve posible que el precio de la divisa sobrepase los ¢565 por dólar según varios expertos por condiciones coyunturales de la época.
Asimismo, a esto se le tiene que añadir, que el Banco Central ya cuenta con los $1.000 millones que solicitó al Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR), en favor de defender cualquier volatilidad que se presente, como la vivida este año en mayo pasado.

Tres factores que generan pocas presiones de devaluación

Para lo que resta del año se observan pocas presiones de devaluación debido a una serie de factores que impulsa el ingreso de más dólares en nuestra economía.
El primero de estos se debe al inicio de la temporada alta del turismo —principal fuente de ingresos de dólares en nuestro país—, que arranca en noviembre y finaliza en febrero.
Otro, es que las grandes empresas multinacionales traerán recursos para atender los pagos de fin de año como lo son aguinaldos, bonos e impuestos —tercera fuente de ingresos luego de las exportaciones—.
Estos dos factores son coyunturales y recurrentes en el ciclo económico para el cierre del año de nuestra economía, por esto hacen una presión hacia abajo en el tipo de cambio.
Un tercer agente que ver con el movimiento de portafolios de dólares a colones nuevamente, ya que las expectativas de alza en el tipo de cambio son bajas y el premio en colones nuevamente es mayor.
Así que se demandará menos por los dólares por parte de los ahorristas, y buscarán tomar ganancias, vendiendo sus posiciones en esa moneda tomadas previamente.

Cambio en la tendencia alcista

Desde mediados de setiembre, la tendencia al alza (devaluación) en el tipo de cambio se frenó.
Incluso hemos experimentado una caída de hasta ¢6 en el mercado mayorista en tan solo 15 días.
Los flujos de demanda de dólares son menos pronunciados y esto es consistente con el menor ritmo de dolarización de los ahorros y la riqueza en general.
La demanda ha sido levemente menor mientras que la oferta de divisas conserva su patrón mensual, por lo que el tipo de cambio ha encontrado espacio para disminuir, indican varios expertos.
Una segunda razón tiene que ver con las posiciones que deben manejar las distintas mesas de negociación de dólares.
Para las últimas dos semanas del año, por una cuestión de poca oferta y muchos especuladores, el tipo de cambio tiende a tirarse para arriba, el cual que se normaliza en la primera semana del año.

¿Qué significan los $1.000 millones del crédito del FLAR?

Significan un mayor control por parte del Banco Central para no permitir una subida descontrolada del tipo de cambio como sucedió en mayo pasado.


Del 1° al 24 de mayo, el tipo de cambio subió ¢28,31, algo que asustó a los deudores en dólares y que no generan sus ingresos en esa moneda —representan un 70% de los endeudados en esa moneda—.
El tipo de cambio llegó a los ¢595,28 en el mercado mayorista y en las ventanillas de los bancos sobrepasó los ¢600 por dólar, algo que no se veía en nuestro país en la historia moderna.
En ese momento el Banco Central anunció que ponía a disposición $1.000 millones de las reservas internacionales para defender el tipo de cambio y que conseguiría estos otros mil para reforzar las reservas.
Lo que está claro es que este préstamo con el FLAR (tres años plazo, con un máximo de intereses del 5,35%), lo que rompe es la expectativa de devaluación de corto plazo, pero no así las de mediano y largo, que continúan siendo de una tendencia al alza.

Es algo propio del cierre del año

Los factores que hacen que el tipo de cambio se vaya para abajo son algo normal que ven los expertos respecto a estos movimientos.

Mauricio Hernández
Gerente
Prival Advisory and Strategy

Poca presión al alza

Es importante destacar que un macroprecio, como el tipo de cambio, no solo depende de las condiciones de mercado (oferta y demanda) sino que es afectado por el accionar de las autoridades (dígase intervención del BCCR) y además por las expectativas en el mercado.
Esto es importante indicarlo porque con la noticia de la llegada de $1.000 millones a las reservas monetarias del BCCR —gracias al crédito otorgado por el FLAR— el solo anuncio provoca expectativas a la baja en la cotización cambiaria.
Desde enero de 2017 el matutino La República reportó pronósticos de algunas variables macroeconómicas, entre ellas el tipo de cambio. Nuestro equipo señaló en esa oportunidad que el tipo de cambio promedio Monex para finales de diciembre 2017 sería de ¢566,25 (hoy en ¢573,21). Seguimos manteniendo nuestro pronóstico.

Adriana Rodríguez
Gerente Sénior Análisis Económico
Scotiabank

Luego de esta época debería continuar la devaluación

Hacia el término del año usualmente tenemos una estacionalidad muy marcada de sobreoferta de divisas, principalmente al cierre de octubre, durante noviembre y primeras semanas de diciembre, si bien consideramos que el BCCR aprovechará ese periodo para comprar divisas, el tipo de cambio no debería enfrentar mayores presiones alcistas, salvo las últimas dos semanas de diciembre.
Si bien es cierto que esa estacionalidad es dominante sobre el tipo de cambio, consideramos que posteriormente se retomará a la senda de la depreciación, aunque siempre regulada por el BCCR.
El préstamo del FLAR tiene que ver con reforzar la confianza del mercado hacia la posición del BCCR y su capacidad de respuesta ante eventos cambiarios similares a los de mayo, en ese sentido ha servido para apaciguar las expectativas de depreciación de corto plazo, sin embargo, es un préstamo, y como tal ha de ser devuelto en un plazo de tres años y con intereses, así que tiene poco efecto sobre las expectativas de mediano y largo plazo.

Edna Camacho
Presidente
Academia Centroamérica

Tendencia del mercado en el año muestra devaluación

El ritmo de devaluación podría seguir semejante al de los últimos meses o quizás hasta un poco menor, ya que es algo propio de esta época del año.
Desde mediados de setiembre se rompió una tendencia clara de devaluación, incluso con una caída, esto posiblemente obedece al incremento en las tasas de interés en colones que hizo el BCCR
Respecto al crédito con el FLAR y qué significa esto para el tipo de cambio, depende de lo que decida hacer el BCCR con ese dinero.
Podría sostener el tipo de cambio, aunque la situación del mercado cambiario muestra una tendencia hacia mayor devaluación.
Lo conveniente sería que el tipo de cambio se mueva en la dirección que señalen los factores fundamentales del mercado cambiario.

 

Ver comentarios