Foto 1
Enviar

La competitividad es una de los acciones que más se deben valorar en cualquier negocio, o ambiente de negocios, si se trata de un país.
En Costa Rica, el tema de la competitividad se valora mucho con respecto al indicador del tipo de cambio real, que al compararlo contra otros países con los que competimos —México, Colombia, Chile, Perú— realmente seguimos teniendo una desventaja.
Es claro que la misma ha mejorado en los últimos dos años, gracias a una devaluación cercana al 6%, pero estos mismos países también han depreciado sus monedas, lo que sigue haciendo a Costa Rica más caro.


Así, los compradores de nuestros productos y servicios de exportación ven en lugar de un descuento un estilo de “impuesto”, al comparar lo que realmente les puede costar su operación o compra en otros mercados.
Lo mismo sucede en el turismo, ya que al valorar dónde ir a vacacionar, muchos extranjeros ven al destino de Costa Rica como caro.
“Es cuestión de comparar el tipo de cambio real, así los compradores entienden que Costa Rica es caro, que en otros mercados encuentran descuentos por el mismo producto o servicio”, explica Gerardo Corrales, economista.
Ya varios grupos, entre cámaras empresariales y otros, se han reunido con los personeros del Banco Central para valorar estas acciones, y manifiestan que lo que se desea es no hacer un choque en el sistema cambiario, sino que se continúe con una paulatina y contralada devaluación que no reste competitividad al país.
Por esto es necesario aprender a competir, innovar con productos propios, ir más allá, para ofrecer no solo calidad, sino una nueva cantidad que compita de mejor forma.
“Es necesaria la innovación, ustedes tienen la mejor piña del mundo, pero por qué también tener la mejor mermelada o el mejor jugo de piña del mundo, o quizás la mejor crema o artículo que se haga a base de este producto”, indicó Javier Adelfang, analista económico en una reunión en San Carlos con empresarios el jueves pasado, organizada por Cadexco y la Municipalidad de la Zona Norte.
Incluso, la innovación debe ir pegada a la diversificación, conquistar nuevos mercados, ver qué productos o servicios tienen el potencial para entrar en ellos, como ya sucedió con China y la piña, todo apunta a Asia en los próximos años; “ojo” con la India, podría ser un buen destino, indicó el analista.
En la actividad también participó el exembajador de nuestro país en China, Marco Vinicio Ruíz, que explicó las acciones necesarias y oportunidades para poder colocar los productos en el gigante asiático.

Ver comentarios