Enviar

Aumentan muertos y desesperación en Filipinas

201311121127241.filipinas-web.jpg
El número de muertos por el tifón Haiyan, que arrasó el centro de Filipinas, llega casi los dos mil, según fuentes oficiales, mientras aumenta la desesperación entre los supervivientes, para quienes la ONU pidió hoy a la comunidad internacional ayuda por valor de €224 millones.

Cuatro días después del paso del tifón, escasea el agua potable, la comida y los supervivientes no encuentran cobijo, en especial en la ciudad de Tacloban, en la isla de Leyte.

Las provisiones llegan con cuentagotas a las provincias centrales de Samar, Leyte y el norte de Cebú, las más afectadas por Haiyán, aunque las agencias nacionales e internacionales han empezado a desplegarse en la zona.

Prácticamente nada de la ayuda internacional ha llegado a Tacloban, donde los cadáveres se descomponen en las calles y las autoridades temen que se declare una epidemia.

En Tacloban apenas queda en pie un 30 % de los edificios, la mayoría en situación deplorable, y hay toneladas de desperdicios por las calles después de que el tifón arrasara la localidad.

Para velar por la seguridad, hay desplegados 500 soldados y agentes y cuatro vehículos blindados Simba patrullan la ciudad.

En concreto, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) pidió $24 millones para aliviar los graves daños causados en la agricultura y la pesca.

De momento, la comunidad internacional ha ofrecido a Filipinas unos €40 millones en asistencia de emergencia, que incluye dinero, equipos médicos y de rescate y material de primeros auxilios, según el Departamento de Asuntos Exteriores filipino.

Las aportaciones proceden de una treintena de países, organizaciones internacionales y la Unión Europea (UE), que hoy anunció una ayuda adicional de 10 millones de euros para rehabilitar las zonas afectadas por el paso de Haiyan.
 

Ver comentarios