Argentina buscará financiamiento en varios bancos de Wall Street
Enviar

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, inició conversaciones con varios bancos de Wall Street por préstamos de US$5.000 millones a US$10.000 millones en un intento por apuntalar las reservas del banco central, según dos personas al tanto del tema.

El secretario de Finanzas entrante de Macri, Luis Caputo, que viajó a Nueva York esta semana, habló con los bancos acerca de respaldar los préstamos con deuda soberana del banco central, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas ya que se trata de una cuestión privada. Los préstamos serían pagados por la autoridad monetaria en un año, dijo una de las personas. Una portavoz del ministro de Finanzas entrante, Alfonso Prat- Gay, no respondió en forma inmediata a una solicitud de comentarios por correo electrónico.

La búsqueda de financiamiento tiene lugar en tanto el nuevo gobierno de Argentina dice que relajará los controles de capital impuestos por la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, que mantuvieron el peso artificialmente fuerte en alrededor de 9,75 por dólar, impulsaron los mercados cambiarios paralelos y estancaron la economía. Imposibilitado de recurrir a los mercados de bonos internacionales debido a una disputa de una década con acreedores que quedaron de su cesación de pagos en 2011 a los que Fernández se negó a pagar, el país enfrenta el menor nivel de reservas internacionales en nueve años.

“Considerando la emergencia financiera, esperamos que el gobierno obtenga unos US$10.000 millones de financiamiento en el primer trimestre para acumular reservas”, escribió en un informe este jueves Sebastian Rondeau, economista de Bank of America Corp.

El jueves más temprano, el diario argentino La Nación informó sobre las negociaciones.

Macri prestó juramento el jueves. Caputo dijo a un mediador designado por la justicia en Nueva York que quiere iniciar prontamente negociaciones por el pago con los acreedores no reestructurados, encabezados por el fondo de cobertura Elliott Management.

Los acreedores no reestructurados (“Holdouts”), que están tratando de limitar la capacidad del país para recaudar dinero en el exterior con el fin de presionar a Argentina a cumplir con un fallo judicial de reembolsar la deuda no honrada, analizarán cualquier transacción susceptible de violar los dictámenes del juez, según una persona con conocimiento directo de su posición. El juez de distrito estadounidense, Thomas Griesa, ha prohibido a Argentina pagar a futuros acreedores externos hasta no llegar a un acuerdo con los acreedores no reestructurados.

Stephen Spruiell, portavoz de Elliott, se negó a hacer comentarios.

“Tratar de acceder a los mercados de capital a través de bancos extranjeros antes de una resolución no serviría sino para complicar las cosas”, escribió en un informe fechado el 6 de diciembre Josh Rosner, analista bancario en Graham Fisher & Co. “Correría el riesgo de embrollar al nuevo gobierno en los problemas legales creados y perpetuados por el régimen Kirchner y sería un enfoque contraproducente para un nuevo gobierno que busca un camino nuevo”.

En una entrevista en el canal de televisión TN el jueves, Prat-Gay dijo que con el resto del equipo económico analizarán las cuentas del país este viernes, su primer día en el cargo.

“No hay que esperar un bombardeo de medidas”, dijo. “Llegarán gradualmente. Tenemos que ver cuál es la situación real. Hoy es un día para celebrar, mañana comenzaremos a trabajar y veremos qué se debe hacer”.


Ver comentarios