Apps de entregas se apoderan de la GAM
Enviar

Las apps de entrega de comida, mensajería y paquetes son vistas como una mina de oro por varias empresas en la Gran Área Metropolitana (GAM), pues no paran de expandirse ni de diversificar su oferta.

Los costarricenses tienen hasta seis opciones para escoger, aunque varias de ellas son exclusivas para pedir comida.

Las nacionales GoPato, EatsOn, Moovin y YoVoy, más las extranjeras UberEats y Glovo, conforman la oferta para Heredia, San José, Cartago y Alajuela.

“La falta de tiempo es el factor fundamental por el cual las personas demandan cada vez más servicios que les ayuden a ahorrar tiempo y ganar en comodidad. Todas estas apps responden a esa demanda; sin embargo, no todas cumplen con las expectativas en cuanto al servicio prestado y atención de calidad al cliente”, dijo Javier Núñez, propietario de Moovin.


201806071639420.go-pato-f3.jpg
Nikhil Dixit, cofundador de Hylio, aliada de GoPato, y José Navarro, CEO de GoPato. La empresa de entregas empezó este año con las pruebas con drones. Esteban Monge/La República


La pionera fue GoPato, a la cual sus competidores han obligado a diversificarse y ahora incluso entrega paquetes con drones, al estilo de Amazon.

Al igual que sus competidores nacionales, esta empresa deberá resistir el embate de la expansión de UberEats y la llegada de Glovo, dos titanes de este mercado a escala global.

La división de entrega de comidas de Uber llegó en diciembre del año pasado, afiliándose a más de 250 restaurantes en la GAM.

En tanto Glovo, de origen español, inició operaciones en abril anterior y ya la han descargado 10 mil costarricenses.

Esta ofrece servicios de “multi-delivery” de comida, supermercado, farmacia, regalos y courier.

Ambas empresas coinciden que el futuro de las personas es tener dos trabajos, empujados por la economía colaborativa para aumentar sus ingresos.

“Muchos repartidores que están en nuestras plataformas lo compatibilizan con otro trabajo, esto no es un empleo a largo plazo, pero es algo muy necesario”, dijo Sacha Michaud, cofundador de Glovo, en un congreso organizado por la Asociación de Empresas de Gran Consumo de España a inicios de mes.

Los repartidores de UberEats se conectan en promedio entre 15 y 18 horas por semana, situación que les permite tener un segundo empleo.

La flexibilidad laboral que ofrecen dichas empresas es un punto a favor; sin embargo, la ausencia de prestaciones sociales es un factor que se ha de considerar, explicó Núñez.

Muchos carecen de seguro, no cotizan para el Seguro Social ni tienen vacaciones pagas.

UberEats opera en 120 ciudades, mientras Glovo está en 40.


201806071647070.moovin-app.jpg
Moovin planea también ampliar su servicio a 24 horas. En la imagen Javier Núñez, propietario de la compañía. Gerson Vargas/La República


Los beneficios para los empleados, atención personalizada y una oferta variada son la propuesta de las compañías nacionales para hacer frente a estos gigantes.

Moovin, por ejemplo, tiene un chat en tiempo real para sus clientes; GoPato afina detalles para hacer entregas con drones y EatsOn añade cada vez más restaurantes a su oferta.

Entregas son tendencia

La opción de recibir exprés de restaurantes que tradicionalmente no lo ofrecían es uno de los grandes atractivos de las aplicaciones de entregas

Javier Núñez
Propietario
Moovin

La falta de tiempo es el factor fundamental por el cual las personas demandan cada vez más servicios que les ayuden a ahorrar tiempo y ganar en comodidad. Todas estas apps responden a esa demanda; sin embargo, no todas cumplen con las expectativas (…).


Toni Riera
Gerente para Centroamérica
Glovo

La economía colaborativa crece en todo el mundo. Los que comenzaron por transporte como Uber y Cabify, y hospedaje (Airbnb), ahora están llegando al “delivery” de comida y de cualquier cosa en general. Seguramente a futuro lo veamos llegar a muchas otras industrias.


Ver comentarios