Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Acceso a crédito y mayor competencia destacan en 20 años de apertura bancaria

Redacción La República [email protected] | Lunes 30 noviembre, 2015



RESUMEN EJECUTIVO
De cara al futuro, el sistema bancario enfrentaría varios retos, incluido un incremento en el tipo de cambio, e incluso, en el caso de la banca estatal, una competencia fuerte de los privados.
Sin embargo, el acceso de casi toda la población a los servicios financieros, el bajo costo de los préstamos y la seguridad de los clientes, son algunos de los beneficios que ha traído la apertura bancaria en noviembre de 1995.
Por su parte, los bancos del Estado están inventando nichos que podrían dinamizar distintos sectores de la economía.



De cara al futuro, el sistema bancario enfrentaría varios retos, sobre todo un incremento en el tipo de cambio.
La banca estatal, por su parte, tiene sus propios desafíos, al tener que competir de forma directa con los privados, cuyos activos tienen un valor de más de la mitad del de los estatales, en comparación con apenas el 10% de hace 20 años.
En cuanto a los retos del sector en general, podría haber presiones en el sistema, si hubiera un incremento significativo en el tipo de cambio o de las tasas de interés.
En este momento, el 70% de los activos de los bancos privados está denominado en dólares, mientras en el caso de los estatales es el 40%.
En lo que a la banca estatal se refiere, tendría que buscar la eficiencia, mediante la fusión, entre otras opciones, para asegurar que cuente con los recursos necesarios para mantenerse competitiva.
En 2014, los bancos estatales tuvieron un retorno sobre el patrimonio del 7%, en comparación con el 12% en los privados.
Por otro lado, los bancos del Estado están enfatizando varios nichos nuevos, que podrían dinamizar distintos sectores de la economía, incluidos los servicios dirigidos a las emprendedoras, así como a pymes y jóvenes, mediante la Banca de Desarrollo.
Mientras tanto, la eficiencia del sistema, el acceso de casi todo la población a los servicios financieros y la seguridad de los clientes, son algunos de los beneficios que ha traído la apertura bancaria desde hace 20 años.
En cuanto a la eficiencia, el costo de intermediación ha mejorado, ya que en este momento el diferencial entre la tasa activa y la pasiva es del 7%, en comparación con el 9% en 1995.
El acceso, por su parte, ha crecido. Actualmente más de la mitad de la población está bancarizada, a diferencia de tan solo el 10% en 1995, con acceso limitado a las hipotecas, así como a los créditos de consumo.
Otro beneficio tiene que ver con la agilidad, ya que los cajeros automáticos y el uso de los servicios digitales, implican ahorro de tiempo para los clientes, así como una reducción en los costos operativos de los bancos.
La seguridad de los clientes, asimismo, ha mejorado, en parte por la consolidación de los bancos, que han pasado de 29 hace dos décadas a 16 en este momento, así como el hecho de que el sistema se está poniendo al día con los estándares como el Basilea II, que son de los más altos a nivel global.
La llegada de las instituciones como BAC, Citi, Davivienda y Scotiabank ha permitido, además, un nivel de “benchmarking” internacional.
La apertura culminó en noviembre de 1995, con la aprobación de la Ley del Banco Central, que permitió a las instituciones financieras privadas ofrecer las cuentas corrientes, intermediar en dólares, y captar depósitos a la vista.