Lejos de Islandia, pero arriba del istmo
Islandia es una nación nórdica con el doble de territorio que Costa Rica pero con 13 veces menos población. Pese a su menos habitado territorio, la mayoría de sus habitantes tienen conexión asegurada a Internet; Costa Rica por su parte está a la mitad de ese camino.AFP/La República
Enviar

En acceso a Internet estamos a medio camino de los países desarrollados

Lejos de Islandia, pero arriba del istmo

Promociones y precios han hecho el servicio cada vez más atractivo

Islandia es el país donde más gente usa Internet. Un 95% de su población tiene un contacto directo con la Web ya sea por medios móviles o cable hasta su hogar.

201304012153410.n33.jpg
Costa Rica está apenas a medio camino de llegar a eso, pero ya ha dado pasos agigantados. Tanto así que en dos años logró superar a sus vecinos centroamericanos.
En la actualidad al menos la mitad de la población costarricense ya tiene opción de obtener información proveniente de la Web, desbancando así a Panamá que por mucho tiempo fue primero.
Esto le permite al país mejorar en competitividad y verse más atractivo para la llegada de nuevas empresas.
Al mismo tiempo está el beneficio que recibe el consumidor de más servicios sin necesidad de moverse de su casa u oficina.
“En datos Costa Rica tiene patrones de consumo que son de países desarrollados, al punto que ya representa un 50% de los ingresos de las empresas”, confesó recientemente Víctor García, gerente de Asuntos Regulatorios de Claro.
En gran medida a ello ha ayudado la llegada de nuevas opciones y paquetes.
Por ejemplo en la parte móvil se ofrecen promociones en donde por cada semana de contrato en Internet se le da al usuario una semana adicional gratis.
Esto ha hecho que haya un fuerte consumo del servicio, no solo para conectarse en el propio teléfono, sino utilizándolo como módem para computadoras portátiles.
De hecho, el marcado interés del usuario costarricense por estar conectado a la Web también se demuestra con el tipo de teléfono.
El último año más de la mitad de los celulares que se importaron eran smartphones; es decir, aquellos que brindan una mejor experiencia en la navegación Web a través de la denominada Tercera Generación (3G).
Por su lado, en la parte fija el mayor beneficio ha sido tarifario.
Desde que se aprobó la competencia en el sector los precios han caído alrededor de un 10% en el Indice de Precios al Consumidor.
Tal baja, aunada al hecho de que se conjuguen con paquetes de doble play y triple play (Internet + televisión + telefonía), hacen que el servicio se vea más atractivo para ser usado en el hogar.
La proyección es que la tendencia siga aumentando.
Por ejemplo, con el Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel) se espera llevar conectividad a más de un centenar de comunidades que hoy día no posee el servicio.
Además existen planes ambiciosos como el de Radiográfica Costarricense (Racsa) de llevar Internet de altísima velocidad a más comunidades, lo que haría el Internet actual más accesible para aquellos que por precio aún no pueden pagar una conexión de mediana capacidad.
Quizás los pasos necesarios para alcanzar a Islandia sean muy grandes, pero la consecución de este tipo de iniciativas permitiría al menos seguir acortando la distancia.

Luis Valverde
[email protected]


 

Ver comentarios