Fondos de pensiones financiarían obra pública
“La inversión en concesión de obra pública es una posibilidad para mejorar el rendimiento del IVM”, dijo María del Rocío Sáenz, presidenta de la Caja. Esteban Monge/La República
Enviar

Política de inversiones del IVM abriría puerta a otorgar recursos para infraestructura

Fondos de pensiones financiarían obra pública

Hay buen ambiente para que Caja financie carretera San José-San Ramón

Tener allanado el camino para financiar proyectos de concesión de obra pública es lo que pretende la Caja al modificar la política de inversiones del Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM).

201409082240230.n44.jpg
A diferencia de las Operadoras de Pensión Complementaria, la Caja como institución autónoma no está sujeta a la Superintendencia de Pensiones para decidir en qué emplea los fondos de reserva.

Las posibilidades de inversión para mejorar los rendimientos serán analizadas por la junta directiva. El tema está en agenda, confirmó María del Rocío Sáenz, presidenta de la Caja.
La discusión girará en torno a la rentabilidad que podrían generar algunos proyectos y el costo de estos. En ese sentido, se podrían solicitar algunos estudios técnicos.
“Digamos que hay buen ambiente para que la carretera San José-San Ramón pudiera ser financiada por la Caja”, comentó José Luis Loría, directivo.
Uno de los puntos que juega en contra es que los fideicomisos de obra pública hoy son poco rentables en términos de administración.
Al igual que otras instituciones, la Caja solicitó al Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero que revisara las reglas de inversión.
La intención es tener a la mano instrumentos que permitan diversificar la inversión. Actualmente, el 73% de los fondos se destina a títulos del Ministerio de Hacienda.
Estos proyectos para la Caja podrían significar una ganancia si encuentra la forma. Por una parte, la institución recibiría un mayor ingreso por cuotas al estimular el empleo y por otra, en intereses.
“Ganaríamos por dos vías. Tenemos que afinar cómo le entramos a eso para tener mayor garantía del costo-beneficio. No queremos ir a invertir al extranjero”, agregó Loría.
Las reservas del IVM se invierten, según la Política y Estrategia de Inversiones aprobada por la junta directiva.
Si se abriera la posibilidad, implicaría que la Caja tendría ¢1,7 billones para destinar a concesión de obra pública.
La estrategia de inversiones generó un crecimiento de ¢84 mil millones entre diciembre y junio del presente año.
La inversión de obra pública siempre se debe intermediar con títulos valores que garanticen las operaciones y que tengan calificación de riesgo local de “AAA” o “AA”, entre otras características.
Este medio intentó conocer la posición de Ubaldo Carrillo, director de Pensiones, pero no respondió al cierre de edición.

María Siu Lanzas
[email protected]


Ver comentarios