Detectada red de tráfico de órganos
Facilitaremos las herramientas para que las autoridades investiguen a los responsables, indicó Ileana Balmaceda, presidenta de la Caja. Archivo/La República
Enviar

Al menos diez allanamientos en centros médicos

Detectada red de tráfico de órganos

Primer doctor arrestado por esta causa en el país

Las autoridades judiciales detuvieron al jefe de nefrología del Hospital Calderón Guardia como sospechoso de formar parte de una red dedicada a contactar pacientes y vendedores de órganos, para realizar trasplantes en centros privados.
El Organismo de Investigación Judicial allanó al menos diez sitios entre ellos las instalaciones del hospital La Católica y Clínica Bíblica en San José, además de dos casas propiedad de los sospechosos.
Investigan tres casos denunciados donde presuntamente costarricenses recibieron ¢10 millones cada uno por vender un riñón.
La detención del médico de apellido Mora se convierte en el primer arresto relacionado con este delito en el país.
Al parecer Mora contactaba los posibles vendedores, para luego realizar los procedimientos en hospitales privados.
El médico tiene una clínica privada ubicada 100 metros al norte y 25 al este, del Hospital Calderón Guardia.
También arrestaron a un policía de apellido Cordero, pues presuntamente vendió un órgano y sirvió como enlace con otras víctimas.
“Algunos de los trasplantes se hacían en Costa Rica, otros se trasladaban al donante en Israel, donde estaban las personas que lo requerían, también se hicieron operaciones en el Este de Europa”, indicó Jorge Chavarría, fiscal general.
El año anterior una enfermera denunció la salida de equipo vascular del hospital Calderón Guardia que pudo ser utilizado en estos procedimientos en otros centros médicos.
Actualmente investigan personal de enfermería, laboratorio y anestesiólogos para determinar quienes participaron en las cirugías reportadas.
La denuncia fue hecha el 28 de mayo por el Ministerio de Salud tras darse a conocer la publicación de un periódico mexicano, donde aseguraron que Costa Rica era un paraíso para el tráfico de órganos. En ese momento LA REPÚBLICA informó que ya se estaba sobre la pista de varios doctores y al menos dos centros médicos privados.
Los casos que se publicaron a finales de mayo involucraban a dos hindúes que fueron sometidos a trasplantes en un hospital privado de la capital, tras pagar $6 mil en 2012.
Por su parte el Hospital Clínica Bíblica emitió un comunicado de prensa para indicar que está a la disposición de las autoridades judiciales para esclarecer estos casos.
Actualmente solo el hospital Cima, Clínica la Católica y la Bíblica tienen permisos al día para estos procedimientos.
Los casos denunciados fueron de procedimientos donde se requirió un riñón, pues son los de más supervivencia de los pacientes.
La pena por comercializar órganos es de 15 años de cárcel.

201306182327140.n44.jpg

Angie Calvo
[email protected]

Ver comentarios