¿Cuáles son las posibilidades de que Juan Diego Castro sea presidente?
Enviar

A 11 meses de las elecciones nacionales, Juan Diego Castro tendría escasas posibilidades de convertirse en el próximo presidente de la República, principalmente porque no tiene un plan de gobierno listo y por la carencia de un partido político definido, de acuerdo con varios analistas consultados por LA REPÚBLICA.

Sin embargo, descartar una sorpresa por parte del conocido abogado penalista sería muy arriesgado, sobre todo, si se considera que su mensaje de mano fuerte convence a un importante grupo de costarricenses.

Asimismo, se trata de una figura conocida en el escenario nacional desde hace años, mientras que la más reciente encuesta de CID Gallup, lo califica como el aspirante con el mayor saldo de opiniones favorables, incluso, doblando a su más inmediato seguidor, por lo que se presupone que podría ser un jugador importante en la elección presidencial venidera.

“Juan Diego como candidato puede resultar muy bueno. Es inteligente, sabe hacer discurso político y critica fuertemente las instituciones del Estado y a las autoridades de Gobierno. Eso puede ser atendido por cierta parte de la población, lo cual le podría dar éxito para elegir diputados, pero no para la Presidencia en este momento, ya que no reúne las condiciones necesarias, como la pertenencia de un partido, así como la dirigencia, aunque debo resaltar que siempre existe la posibilidad de que sea el próximo mandatario”, dijo Vladimir de la Cruz, historiador y analista para LA REPÚBLICA.

En cuanto a las desventajas del abogando penalista, se encuentran el hecho de entrar tarde a la contienda electoral, ya que partidos como Liberación Nacional, la Unidad Social Cristiana, el Frente Amplio y Acción Ciudadana ya iniciaron sus procesos internos para nombrar a sus candidatos, mientras que están amarrando cuadros dirigenciales en todos los cantones para mover la elección.

Por otra parte, la carencia de un partido político que cobije sus aspiraciones presidenciales lo pondrían en seria desventaja, ya que él tendría que negociar con otra agrupación política, un programa de gobierno que satisfaga a las dos partes, además de la repartición de puestos elegibles para diputados y eventualmente para la Presidencia de la República.

Asimismo, la vehemencia con la que Castro da a conocer sus posturas también podría jugar en su contra, consideran otros analistas.

“En lo personal no creo que una figura tan estridente como Castro, tan exagerado en sus tonos haga empatía con el carácter promedio de los costarricenses, que no cree en los radicalismos; sin embargo, eso es una conjetura, ya que en términos de política cualquier cosa puede pasar, porque en estos momentos no hay simpatías electorales fuertes”, aseveró Felipe Alpízar, del Centro de Investigación y Estudios Políticos de la UCR.

Hace un par de semanas, Castro confirmó sus aspiraciones presidenciales por medio de una entrevista con LA REPÚBLICA, en la que dio a conocer su proyecto “Reconstruyamos Costa Rica”.

El abogado pretende elaborar una especie de plano de lo que haría en temas como salud, educación, economía y seguridad- justicia y a partir de ahí, buscar un partido que se comprometa con esos principios, mientras él sería el candidato.

“¿Si yo quiero ser candidato, o puedo ser candidato, o me interesa ser presidente? Me han preguntado desde hace tiempo. A un año de las elecciones yo le digo, siento que puedo ser presidente, sin ninguna duda. Es cierto que no tengo partido y no encuentro viable en estos momentos hacer un partido cantón por cantón como pide el Tribunal Supremo de Elecciones. Sin embargo, proponemos que se arme un movimiento que se llame “Reconstruyamos.cr” y soñemos en qué es lo que haríamos si fuéramos gobierno”, dijo Castro.

Muy Popular

El abogado Juan Diego Castro es el precandidato más popular, sin importar que aún no tiene partido, incluso supera por el doble a sus rivales (cifras en porcentaje surgen al restar las opiniones negativas de las positivas).


201703101918130.530.jpg

Ver comentarios