Logo La República

Lunes, 21 de octubre de 2019



NOTA DE TANO


Yerros de Arellano, hay que recargárselos a Medford

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 04 marzo, 2019

A Omar Arellano solo le falta jugar de portero.

En ocasiones es bien difícil entender las decisiones de un director técnico.

El Club Sport Herediano campeonizó en el Apertura, contando en su nómina con cinco o seis jugadores que se desempeñaron como defensas izquierdos, los más consolidados, Leonardo González y Junior Díaz. También estaban Esteban Espinoza, Juan Pablo Vargas, Keysher Fuller, Yeison Esquivel e incluso, José Leitón.

Por si fuera poco, llegó de México, Gerson Torres.

Hoy unos están, otros se fueron, Leo se retiró, pero, pero…

Con esta extensa mano de obra para ocupar una posición definida, ¿será necesario improvisar ahí a un futbolista que no la juega o ha jugado habitualmente?

¿No contaba Hernán Medford con otra opción en el carril izquierdo, para medirse con el Atlanta United, que Omar Arellano?

¿Acaso no ingresó Gerson Torres en el segundo tiempo?

Escribimos, no para responsabilizar a Arellano de la derrota y eliminación del Team en Liga de Campeones, dados sus yerros que ayudaron al rival a meter los dos primeros goles, sino que el tema va más allá.

En el fútbol costarricense y lógicamente que en nuestro campeonato, los técnicos gustan de alinear jugadores en posiciones de la que no son naturales y no siempre esas decisiones se deben a falta de otros compañeros suspendidos o lesionados.

Ahora en nuestro fútbol, cualquiera es defensa derecho o izquierdo, lo vemos con Salinas, Heiner Mora, Luis Stwart Pérez, Blanco en el Saprissa; Fuller, Luis Díaz, Saravia, Arellano en Herediano; Figueroa, Miranda, Porfirio, Salvatierra en la Liga y así en el resto de las nóminas.

Ya viejo que estoy, no recuerdo nunca haber visto a Ricardo Chacón, el ángel de “Noventa Minutos por la Vida”, jugar de defensa derecho, o a Álvaro McDonald o “Coyolito” Montoya, que fueron defensas izquierdos y punto.

Claro que el fútbol moderno exige polifuncionalidad, pero eso no es pasaporte para que un entrenador ubique a uno de sus futbolistas donde se le ocurra, sin repasar sus perfiles técnicos y movimientos naturales.

La responsabilidad de los yerros de Omar Arellano, es exclusiva de Hernán Medford, por alinear en una posición no natural a uno de sus jugadores, sobre todo que tenía a su disposición a zurdos naturales más idóneos para cumplirla.

Es falso que todo futbolista está capacitado para jugar en cualquier puesto. La polifuncionalidad también tiene límites.

[email protected]








© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.