Enviar
Cadena estadounidense ampliará la gama de productos costarricenses para proveer a sus 280 locales
Whole Foods Market interesada en producción orgánica nacional
• Yuca, guayaba y plátano se sumarían a la oferta de alimentos que se comercializan en las góndolas de la compañía en Estados Unidos, Canadá y Reino Unido

Karen Retana
[email protected]

Hace unos 30 años, Walter Robb, dueño de la cadena de supermercados Whole Foods Market, inició un negocio quijotesco el cual consistió en ofrecer alimentos “verdes” en sus puntos de venta.
Aunque en un principio hubo quienes tomaron la iniciativa como una broma, lo cierto es que la tendencia de consumo hacia este tipo de productos ha venido creciendo de forma boyante.
Muestra de ello es que en la actualidad, la empresa cuenta con 280 locales ubicados en Estados Unidos, Canadá y Reino Unidos.
Con este cambio en los hábitos del consumidor, Costa Rica ha logrado sacar ventaja. El banano, el café, la piña y el cacao nacionales son algunos de los productos que se comercializan en las góndolas de la compañía.
Uno de los proveedores locales es la Universidad Earth, centro de estudios con el cual Robb está negociando para ampliar la cartera de productos. La yuca, el plátano y la guayaba serían otros de los alimentos que estarían al alcance de los consumidores de dichos mercados.
“Nuestra filosofía de negocios va de la mano con la sostenibilidad, queremos ser responsables y ofrecer a los clientes productos que sean beneficiosos”, sostuvo Robb.
Cada banano que se vende en los supermercados cuenta con una etiqueta con información que puede obtener en Internet sobre cómo fue el proceso de producción y procedencia de la fruta.
“Los consumidores cada vez están más interesados en saber sobre lo que se están comiendo y cómo se produce, ya que algunos de estos alimentos no son originarios del país”, explicó el propietario.
Los beneficios también se extienden hacia los proveedores ya que la cadena paga un porcentaje adicional por los productos que adquiere de la universidad, ya que consideran que ofrecen un valor agregado y por ser ambientalmente responsables.
Con los planes de crecimiento de la cadena, en los próximos cinco años es probable que se intensifique la importación de los productos.
“Queremos demostrar y convencer de que es posible ser sostenible y a la vez rentable. Los empresarios deben empezar a tomar decisiones en la relación de su negocio y la comunidad”, comentó Robb.
Parte de las iniciativas que ha impulsado la cadena fue eliminar de su operación
el uso de bolsas plásticas y en su lugar ofrecer al cliente empaques reciclados. Con ello se han ahorrado unos 1,5 millones de bolsas en sus puntos de venta.
En materia de electricidad, la cadena utiliza créditos de energía eólica.
Aunque en la empresa reconocen que con este tipo de acciones se debe pagar un porcentaje adicional, por otra parte aducen que reciben un retorno mayor debido a la información que se genera por este tipo de prácticas.
Precisamente, hoy Robb participará en un encuentro con empresarios locales para compartir sus experiencias en la compañía y sobre cómo reproducir la filosofía de Responsabilidad Social Corporativa como modelo de negocios.
La actividad es organizada por la Cámara Costarricense Norteamericana de Comercio (AmCham) y la Universidad Earth.
Ver comentarios