Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



INVERSIONISTA


Una lección del “secuestro” estadounidense

| Lunes 28 julio, 2014



Una lección del “secuestro” estadounidense

Hace un año la revista The Economist publicó un artículo sobre el “secuestro”. Llamó la atención porque parecía paradójico que esta revista comulgara con una medida “automática” de recorte de gastos públicos, no por la parte del recorte sino por lo “automática”.
El medio señalaba que: “Los costos de un programa particular del Gobierno son difusos, cargados sobre toda la población contribuyente, presente y futura, mientras que los beneficios de estos programas están concentrados en poblaciones relativamente pequeñas y específicas. Así, grandes recortes en programas específicos tendrán un pequeño impacto en los ahorros públicos, mientras que incluso hasta recortes pequeños pueden tener un gran impacto en sus beneficiarios. Esta asimetría entre la carga a los contribuyentes y sus beneficios crea una asimetría en los incentivos políticos”.
En otras palabras, los ahorros de grandes recortes apenas si se notan, pero definitivamente los perjudicados por los recortes harán lo imposible por evitarlos, de esta manera, nada se recorta y el Gobierno crece y crece.
Es por ello que los recortes indiscriminados y automáticos que seguían al “secuestro” recibieron el visto bueno de muchos economistas.
La razón es simple, cuando hay un verdadero recorte de ingresos las personas y empresas se ven en la necesidad imperante de “priorizar” gastos, buscar economías de escala y eliminar el desperdicio que de otra forma no se recortaría.
Si las instituciones públicas siempre pueden aumentar tarifas y el Gobierno subir impuestos.
Por esto, ¿Qué incentivo hay para enfrentar a esos “beneficiarios enojados”? 

Adriana Rodríguez
Economista – Analista
Grupo Financiero Aldesa