Un paracortos atípico
Usualmente el paracortos es un beisbolista excepcional en defensiva; Tulowitzki es un fenómeno que la combina con un poderoso bateo. Thearon Henderson/AFP-La República
Enviar

Un paracortos atípico

Troy Tulowitzki es un “short stop” fuera de serie por su poder en la caja de bateo

El torpedero de los Rockies de Colorado, Troy Tulowitzki, es toda una sensación en la Liga Nacional de las Grandes Ligas y su carrera de superestrella continúa en crecimiento en la presente temporada. Su potencial puede llegar a convertirlo en el mejor “shortstop” de su época.
Actualmente “Tulo” es líder de bateo de las Grandes Ligas y promedia .362, cuadro muy curioso para un jugador en su posición que llegó a revolucionar la caja de bateo y dejarla caliente cada vez que entra al diamante.
“Yo siento que no soy un producto terminado. Aún tengo mucho espacio para mejorar y ser mejor. No estoy satisfecho y sigo trabajando para ser cada día un mejor jugador”, comentó Tulowitzki en su página web de fanáticos.
Troy es además un monstruo de jonrones y con sus 18 cuadrangulares ya es el segundo mejor en la Liga Nacional, por detrás de Giancarlo Stanton de los Marlins de Miami con 20. No importa cuál lanzador tenga enfrente en el montículo, la constante de conectar un imparable está presente para los Rockies que tienen un diamante en bruto.
Sin embargo, “Tulo” argumentó que no solo su ofensiva va en crecimiento, también su juego defensivo está en un nivel inmejorable y con creces, ya que su porcentaje de fildeo es de los más altos de la Liga Nacional.
Además, el paracortos está listo para entrar de lleno con el Juego de las Estrellas siendo el jugador que lidera las votaciones con poco más de 2,6 millones de votos. La fanaticada se deleita al verlo en los diamantes y quieren observarlo el próximo 15 de julio en Target Field en Mineápolis, casa de los Mellizos de Minnesota y sede del Juego de las Estrellas.
Tulowitzki es el único jugador de Colorado en ser electo como jugador inicial del Juego de las Estrellas y únicamente él y Yadier Molina, receptor de los Cardinales de San Luis, han superado la barrera de los 2 millones de votos en la Liga Nacional.
No obstante la votación no termina ahí debido a que “Tulo” será uno de los fuertes contendientes de obtener el Premio de Ted Williams que proclama al jugador más valioso del juego.
Su participación es más que merecida y su titularidad es indiscutible de igual manera; sin embargo, su gran némesis son las lesiones que lo han acompañado durante toda su carrera. El jugador de 29 años ha sufrido de sus costillas, dedos del pie y muñecas, entre otras lesiones.
Durante sus últimos encuentros, Troy ha jugado con una placa especial de metal en su calzado, después de lesionarse su dedo del pie derecho.
Su actual equipo podrá sacarle el jugo hasta 2020 que finaliza el millonario contrato con el californiano por $157,75 millones, suma que prácticamente garantiza su estadía en el conjunto de las Montañas Rocallosas.
Pero no cabe duda que desde su inicio con los Rockies en 2006, su carrera ha ido en crecimiento y su juego defensivo pero principalmente su rendimiento en ofensiva lo ha puesto en la mira de conocidos y extraños.

Walter Herrera
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios