Enviar
Sábado 21 Agosto, 2010

Un día para la juventud, ¿y los otros 364?

Tuve la oportunidad de escuchar a don Guido Barrientos, del Programa Estado de la Nación, quien muy amablemente atendió al llamado de la Fundación Friedrich Ebert Stiftung (FES) para la participación en el Programa Regional “Agentes de Cambio” para exponer acerca del empleo y la juventud. El 12 de agosto se celebró el Día Internacional de la Juventud, y por primera vez lo celebramos. Como joven reflexiono sobre lo que le espera a la juventud tica en esta y otras áreas.
Estos dos temas son de mucho interés ya que como joven veo lo que está por venir, una Costa Rica donde los hoy jóvenes seremos los adultos y no me gustaría que las situaciones que hoy se viven se sigan dando y en la peor de sus representaciones, vivir como adultos las consecuencias de las acciones que se han venido dando y las que se darán.
Como jóvenes, motores de este país, somos críticos de las situaciones nacionales y, lamentablemente, también muchos desinteresados completamente de la realidad de su país y comunidad.
Pero no podemos centrarnos en estos puntos, cuando la sociedad misma hace que la vida cotidiana sea más difícil para nosotros, con grandes problemas y diferencias a nivel geográfico y por género, donde las tasas de desempleo y subempleo castigan aún más a aquellos jóvenes de las regiones menos desarrolladas de nuestro país y aún más si nos enfocamos en temas de equidad de género, donde no es posible que en nuestros tiempos aún se vean estos tipos de discriminación.
El 36% de la población de nuestro país tiene edades entre los 15 y 35 años, más de millón y medio de habitantes, pero… ¿tendremos una educación decente y de calidad?, ¿tendremos un trabajo que nos remunere justamente? Se nos motivará e impulsará a ser emprendedores y desarrollar nuestros propios negocios? No lo creo, pero lo más preocupante es que algunos ni siquiera pueden decir si tienen una educación de calidad o no, o un trabajo bien remunerado o no, porque sencillamente no tienen ninguno.
Don Guido mostraba un gráfico donde se veía que la tasa de desempleo abierto de las personas entre 18 y 35 años es aproximadamente del 25%, muy por encima de la tasa a nivel nacional que es inferior al 10%. Si en un solo tema como es empleo estamos mal como país en respuesta a la juventud, qué podremos esperar en el futuro, o en otras áreas.
Los jóvenes son los que muchas veces movilizan este país en marchas contra empresas que quieren acabar con nuestros recursos naturales, los que emprenden luchas por la NO realización del llamado “Referéndum del odio”, los que son las fuerzas vivas de los partidos políticos en tiempos de elecciones, los que salen como estandarte en defensa de los derechos de las minorías sociales. Pero, ¿qué están haciendo nuestra sociedad y el Estado mismo por los jóvenes de este país? ¿Acaso se tendrá como pilar el apoyo a grupos o personas destacadas en arte o deporte? Se estarán abriendo espacios para la expresión artística en sus diferentes facetas? ¿Qué están haciendo las estructuras formales de nuestros partidos políticos para incentivar a los jóvenes por el involucramiento dentro de los mismos partidos? ¿Se verán como pegabanderas o como personas críticas que al final serán la generación de relevo de los mismos partidos? ¿Se estará invirtiendo en calidad de la educación? ¿Estará preparado al país en la creación de instituciones que puedan abarcar las diversas necesidades de esta población?

Luis Miguel Alfaro Paniagua
Dirección de empresas UCR y economía UNA