Enviar
Un paso hacia el camino correcto


En momentos en que nos acecha una crisis alimentaria, el Consejo Nacional de Producción (CNP) es la entidad llamada a actuar para combatirla o al menos aplacar sus consecuencias, así lo indican las competencias que se le confieren en su propia Ley Orgánica.
Sin embargo, la institución no ha dado las respuestas esperadas y horas antes de la aprobación del proyecto de Banca para el Desarrollo, la junta directiva avaló indebidamente 18 préstamos que se iban a financiar con fondos que serían destinados a esta Banca.
Al respecto la única consecuencia que se ha materializado fue la renuncia del entonces presidente ejecutivo Guido Vega. También se habló de una eventual reestructuración de la junta directiva sin que hasta el momento esas palabras se hayan traducido en hechos.
Incluso Javier Flores, ministro de Agricultura, recomendó a José Miguel Carrillo —gerente general de la institución— y quien estuvo presente en las sesiones en que se aprobaron los préstamos, para que relevara a Vega en la presidencia ejecutiva.
Esta designación lo que menos daba era señales de cambio, o intenciones de encarrilar el CNP.
Es por eso que vemos con buenos ojos la decisión de Carrillo de renunciar al nombramiento que el Poder Ejecutivo le había hecho como nuevo presidente. La consideramos como una resolución acertada y sana para la misma institución, un primer paso para que el CNP tome el camino correcto.
Ya que la junta directiva de esa institución aún permanece inmóvil, instamos a que se investiguen los hechos ahí ocurridos para sentar responsabilidades.
El país necesita del CNP ahora; requiere que esa sea una institución con capacidad de respuesta a los acontecimientos, que retome un liderazgo en lo que debe ser un proceso de reactivación de la siembra y el cultivo de granos básicos. Es preciso que el CNP sea puesto a funcionar de modo que salve al país de la crisis que está tocando nuestras puertas.
Ver comentarios