Enviar
Ultima obra de Tolkien podría decepcionar
La obra es una serie de poemas de la era medieval

El último libro que escribió J.R.R. Tolkien es un poema narrativo de 500 estrofas que se titula “The legend of Sigurd and Gudrun” y que puede decepcionar a los seguidores de las obras del autor de la saga de “El Señor de los Anillos”.
Así lo afirma Christopher, el hijo de Tolkien, quien coincidiendo con la publicación ayer de este libro respondió, vía fax, a una serie de preguntas del diario británico The Guardian.
Christopher reconoce que a muchos lectores aficionados a las obras de su padre “se les pueden quitar las ganas” de leer esta obra en cuanto vean su formato poético, pero confía en que esta sensación sea contrarrestada por el deseo de conocer otra versión de Tolkien.
“Mi esperanza es que quienes aprecian y admiran las obras de mi padre lo encontrarán revelador desde el punto de vista de la poesía nórdica de la antigüedad en general y de su tratamiento de una leyenda intensa, apasionada y misteriosa”, dice.
La obra se inspira en la Edda poética, una serie de poemas de la era medieval que narran la vida de Sigfrido el Volsungo, la caída de los Nibelungos y el rescate de Brunilda, una valquiria (sirvienta del dios Odín) que estaba presa.
Christopher Tolkien, que en los últimos 36 años se ha dedicado a editar y publicar la obra de su padre por expreso deseo de este antes de su fallecimiento, explica que Tolkien dejó “un manuscrito, sin correcciones, que obviamente era una copia final”.
Así lo hizo también hace dos años con “Los hijos de Húrin”, de la que se vendieron 1 millón de copias solo en inglés y previamente con “El Silmarillion”, una recopilación póstuma de varias obras.
“Mi edición consiste básicamente en explicar y clarificar”, señala Christopher, quien siendo niño ya recibía una pequeña paga de su padre (dos peniques) por cada errata que encontrara en “El Hobbit” y quien, durante sus años como piloto de la RAF, hizo varias sugerencias que Tolkien incluyó en “El Señor de los Anillos”.
Christopher Tolkien, de 84 años, vive desde 1975 en Francia y su existencia es objeto de disparatados rumores, como que defiende su propiedad con jabalíes para mantener alejados a los seguidores de las obras de su padre.
“Sin duda hay muchos jabalíes en esta zona, pero no creo que hicieran las veces de guardianes por mucho que yo quisiera”, afirma.
Han pasado casi cuatro décadas desde la muerte del prolífico y exitoso escritor, que desapareció sin conocer que “El Hobbit” y “El Señor de los Anillos” venderían 150 millones de copias y que se convertirían en un gigantesco éxito cinematográfico.

Londres
EFE
Ver comentarios