Enviar
Turismo cubano goza de buena salud

La Habana
Xinhua

A pesar de que una “epidemia” azota a la economía mundial, el turismo cubano muestra “buen estado de salud”, aseguraron autoridades locales del sector.
Sin precisar cifras, funcionarios de esa esfera informaron que al cierre del primer trimestre de este año el sector turístico en la isla registró un “ligero crecimiento” en relación con igual etapa de 2008.
Según cifras de la estatal Oficina Nacional de Estadísticas, la llegada de turistas extranjeros en los dos primeros meses de este año fue de 531.071, un alza de 5,2% frente a similar periodo de 2008.
Canadá se mantiene como principal emisor de turismo hacia Cuba, seguido de naciones europeas y México, con mercados alternativos de Europa del Este, Rusia y crecimientos en países latinoamericanos como Argentina.
La viceministra cubana de Turismo, María Elena López, dijo el 31 de marzo pasado que Cuba no ha variado su política de precios para enfrentar el impacto de la crisis, contrario a lo que ha ocurrido en otros destinos de la región.
“Los destinos de la competencia hacen ofertas muy agresivas, rebajando de manera muy agresiva los precios, situación a la que nosotros como destino turístico no hemos llegado”, apuntó.
López explicó que, a pesar de la crisis financiera internacional, en Cuba “como política, no hay una rebaja masiva de precios”, porque “no podemos condenar el futuro”.
“Continuamos trabajando y continuaremos con nuestras proyecciones, las mismas que tenemos desde finales del año pasado”, aseguró la viceministra.
En 2008, la mayor de las Antillas recibió a 2,3 millones de turistas, un 9,3% más que en 2007, y los ingresos por esa actividad fueron de 2.538 millones de pesos convertibles (unos $2.740 millones), 13% superior al año precedente, según estadísticas oficiales.
Sólo en Varadero, el principal balneario de Cuba, distante 140 kilómetros al este de La Habana, se atendió la cifra récord de un millón de vacacionistas.
Contra viento y marea, el turismo se convirtió en tabla de salvación de la economía cubana, que se vio sumida en una profunda crisis a principios de la década del 90 tras perder de golpe el 75% de su intercambio comercial al desaparecer la Unión Soviética y el bloque socialista europeo, su principal fuente de ingresos.
Una revisión gubernamental de la política económica del país posibilitó la aplicación de nuevos conceptos, como las inversiones extranjeras, que en primera instancia beneficiaron a la industria de la hospitalidad con más de 47 mil habitaciones hoteleras en todo el país.
El turismo se convirtió así en la esfera más dinámica de la economía nacional, tras desplazar a la muy deprimida industria azucarera, y en uno de los principales destinos turísticos de América Latina y el Caribe.
En la actualidad, el turismo es la segunda actividad de ingreso de divisas para Cuba, detrás de los servicios médicos, y seguida de la exportación de níquel, medicamentos y otros.
Apoyadas en el lema de un “turismo de paz, salud y seguridad”, las autoridades han indicado que en 2009 esperan que 2,5 millones de turistas viajen a la isla, con lo cual sería el sexto año consecutivo que Cuba atiende a más de 2 millones de viajeros foráneos.
Para ello, ya promocionan la 29 Feria Internacional de Turismo (Fitcuba 2009), que sesionará del 4 al 8 de mayo próximo en La Habana y estará dedicada como país a Alemania y como tema a las Ciudades Patrimoniales.
También preparan el 59 Torneo Internacional de la Pesca de la Aguja Ernest Hemingway (1 al 6 de junio en la capital cubana), y el VII Evento de Turismo y Naturaleza Turnat, del 14 al 18 de septiembre en la Ciénaga de Zapata, 160 kilómetros al sureste de La Habana.
Aunque las autoridades evaden referirse al tema, un posible levantamiento de las prohibiciones de viajes de ciudadanos de Estados Unidos a la isla resultaría muy provechoso para las aspiraciones del turismo cubano.
Ver comentarios