Enviar

Aunque es una labor cuyos resultados se verán mejor a mediano y largo plazo, hay señales para pensar que se ha tomado la tarea de recaudar los tributos en serio

Tras los defraudadores del fisco

Observando la labor que despliega actualmente la Dirección General de Tributación Directa uno se pregunta cómo trabajaban antes colaboradores y jerarcas de esa institución.
Aparentemente con la misma cantidad de empleados, en 2010 se hicieron 600 visitas a contribuyentes para revisión tributaria, mientras que para el presente año las planificadas son 17.500.
La situación es digna de análisis no solo porque se trata de la forma de administrar y aprovechar el recurso humano en una dependencia del Estado, sino de hacerlo precisamente en una de gran relevancia en momentos en que el país vive un angustioso déficit fiscal.
Las razones o argumentos que puedan darse para justificar que antes no se realizaran más visitas físicas a contribuyentes son irrelevantes porque lo único que interesa realmente es el resultado y ahora vemos cambios en el trabajo que se realiza que comienzan a reflejar resultados positivos.
Aunque es una labor cuyos resultados se verán mejor a mediano y largo plazo, ya hay señales de haber tomado la tarea de recaudar en serio.
Para que el fisco cuente con herramientas adecuadas, se tramita en la Asamblea Legislativa una modificación legal al Código Tributario y también se procura la implementación de medios digitales en el proceso, lo que facilitará los controles.
Así mismo, la elevación del monto de las multas administrativas y el reforzamiento de los tipos penales que permitan sanciones más altas a morosos y evasores, nos acercarían un poco más a las condiciones reinantes en otros países donde se cobran bien los tributos.
Si bien es cierto se deben ejercer la crítica y el control sobre las actuaciones del gobierno y de las instituciones del Estado, para el transparente y correcto uso de los fondos públicos, no menos cierto es que la porción del sector privado que no está cumpliendo con el pago justo de sus tributos ocasiona un grave daño a la situación del país y merece también estricta vigilancia.
Seguiremos con detenimiento las actuaciones en procura de un mejor cobro de los tributos en el país, ya que la entidad a cargo manifiesta tener a la fecha identificados los casos más habituales de defraudación en el pago de gravámenes e incluso a personas reincidentes que participan en estas conductas presuntamente delictivas, tal como lo detalla una información de este medio el jueves de la semana anterior.
Ver comentarios